16 octubre 2009

Las Cuatro Vitudes Cardinales según Bartolomé Santos

Fe, la cual confiere coraje y valor para responder a la revelación Divina, confianza para las promesas del Señor.

Conocimiento de Dios, el cual nos confiere la Inteligencia, y nos pule la voluntad para unirla con la del Señor, del conocer lo que es invisible a los ojos nace el Amor, cuando se ama por si misma a la persona amada y no por sus cualidades, – este ultimo amor a las “cualidades” puede aportarnos un cariño humano, mas no un amor verdaderamente humano, divinizado por nuestro Señor hecho caminante de nuestra condición humana. – El conocimiento de Dios nos hace amarlo, el amarlo hablar con El – no solo de El – y el hablar con Dios y poder conocerlo, el poder amarlo es lo que confiere al hombre su dignidad.

Amor, el cual nos permite salir de nosotros mismo para ir al encuentro de los demás, el amor hizo salir a Dios de su condición para ir al encuentro del Hombre… “el amor lo conquista todo” – Virgilio -, el amor todo lo entrega,… el amor produce alegría, gozo aun dentro del sufrimiento ya que no hay mayor sufrir que el del alma que es incapaz de salir de si misma… el amor mas humano es aquel que ama como el Señor, ya que a imagen de El esta hecho el verdadero hombre, El es el hombre. Quien dice amar a Dios y no se entrega a los demás, no conoce realmente a Dios y no ama con amor verdadero.

Humildad, la cual nos permite andar en Verdad, ¿y cual es la verdad? Aquella que el Señor camino. La humildad nos hace pobres de espíritu, sencillos, amantes de nuestra condición pequeña en manos de Aquel que todo lo puede, todo lo creo, todo lo soporta, todo lo perdona… la humildad del hijo de Aquel Jefe de Jefes, ahí donde yace el verdadero poder, lo divino que no esta encerrado en lo máximo y esta, sin embargo, contenido en lo mínimo – Non coerceri maximo, contineri tamen minimo, divinum est - ahí en la humildad esta el Señor mismo comiendo con nosotros a la mesa de la Verdad.
Publicar un comentario