18 marzo 2019

Una Iglesia sinodal


UNA IGLESIA SINODAL

ponencia en el camino hacia el 3er sínodo diocesano de Quilmes 16 de marzo 2019

Eduardo de la Serna



La eclesiología propuesta para el Concilio por la curia Romana y su rechazo. Iglesia Pueblo de Dios

  • ·        Rechazo de la Eclesiología de Pueblo de Dios, pueblo en comunión y camino (el ejemplo de la comunión en “camino”).
  • ·        Una eclesiología desde el “poder” o una eclesiología desde la fraternidad/sororidad
  • ·        Una eclesiología desde la “obediencia” o una eclesiología desde el “amor”.
Problemas de aceptar una Iglesia sinodal (el ejemplo del sínodo de jóvenes)

Gracias a la experiencia vivida, los participantes en el Sínodo son más conscientes de la importancia de una forma sinodal de la Iglesia para anunciar y transmitir la fe. La participación de los jóvenes ha contribuido a “despertar” la sinodalidad, que es una «dimensión constitutiva de la Iglesia. […] Como dice san Juan Crisóstomo, “Iglesia y Sínodo son sinónimos”, porque la Iglesia no es otra cosa que el “caminar juntos” de la grey de Dios por los senderos de la historia que sale al encuentro de Cristo el Señor» (Francisco, Discurso con ocasión de la Conmemoración del 50 aniversario de la institución del Sínodo de los Obispos, 17 octubre 2015). La sinodalidad caracteriza tanto la vida como la misión de la Iglesia, que es el Pueblo de Dios —formado por jóvenes y ancianos, hombres y mujeres de cualquier cultura y horizonte— y el Cuerpo de Cristo, en el que somos miembros los unos de los otros, empezando por los marginados y los pisoteados. Durante el diálogo y mediante los testimonios, el Sínodo ha puesto de manifiesto algunos rasgos fundamentales de un estilo sinodal, al que debemos convertirnos. [Documento final del Sínodo, Nº 121; votos 191 – 51; sobre 248 presentes]

Camino de Comunión

Comunión implica diversidad, aceptación de lo diverso. Hay elementos constitutivos (el Evangelio del Reino de Dios) que marcan las fronteras de la unidad, pero no hay “un solo y único modo de ser Iglesia”.

En la Biblia no hay “un sólo modo” de ser pueblo de Dios. En el A.T. hay distintas corrientes y distintas posiciones; siempre dentro de la fidelidad a la alianza. No piensan lo mismo – en un mismo período, claro está – los profetas Amós y Oseas, o 1 Macabeos y Daniel, o un libro machista como Eclesiástico que el Cantar de los Cantares, por ejemplo. Y – ya en el N.T. – no es la misma la eclesiología de Hechos de los Apóstoles que la de la 1 Juan, ni lo mismo la carta de Santiago que la carta a los Gálatas. Es por eso que hay 4 Evangelios, precisamente. Cada uno con su cristología, su teología, su eclesiología. Tener como mil evangelios (como parecía que era la tendencia en algunos grupos espiritualistas) era un exceso, pero tener uno solo es otro exceso. El 4 es el número de la universalidad, como los puntos cardinales o los elementos de la tierra; así lo planteaba san Ireneo. 

No puede haber comunión sin diferencia. No puede haber sinodalidad sin camino. En todo camino están los que van en la delantera, en el medio o en la retaguardia; todos caminan, unos alentando en el medio, otros empujando desde atrás y cuidando a los rezagados y otros marcando el camino adelante, guiando. Quién se crea “el” verdadero y único no ha entendido que la Iglesia es comunión; sin duda uno o una puede sentirse más identificado con una propuesta o con otra, y hacerla propia. Pero debe cuidar de no “excomulgar” a los demás, a los que no son “como nosotros”. 

Ekklêsía remite al hebreo qahâl, que es la asamblea, que puede ser militar o litúrgica, una multitud. El verbo hebreo (162x) se traduce muchas veces por ekklêsía (104x, pero 23x en deutero-canónicos), y otras veces por synagôgê (122x, pero 23x en deutero-canónicos; [= 81+99 = 180]).

“…aunque la renovación de la Iglesia sólo puede venir del retorno a su origen, tal renovación es algo completamente distinto de restauración, glorificación romántica del pasado (que, a fin de cuentas, sería tan poco cristiana como la simple modernización). Y esto se debe, en última instancia, a que el Jesús histórico, en el que se apoya la Iglesia, es a la vez el Cristo que ha de venir, el que la Iglesia espera; a que Cristo no es simplemente un Cristo ayer, sino a la vez el Cristo hoy y siempre (cfr. Heb 13, 8) ...” (J. Ratzinger, “Implicaciones pastorales de la doctrina de la colegialidad de los obispos”,Concilium 1 [1965] 63)


La Iglesia que Jesús quería

La pregunta siempre ha de ser, ¿cómo es la Iglesia que Jesús quería? Toda renovación debe mirar siempre “a las fuentes”. No confundir lo cultural con lo esencial.

La primera pregunta sería si Jesús quería una Iglesia y obviamente la respuesta es ¡no!” puesto que ya había una ekklêsía. Y por eso Jesús se propone restaurarla para que sea “como Dios quiere que sea” (de eso se trata el Reino). Una ekklêsía en la cual cada vez eran menos los que tenían cabida no se parece a la “casa” de Dios, al “pueblo” de “hermanos”.

Dios se elige un pueblo, ¿para qué? para que sepa ser “luz de las naciones” (la liberación plena que Dios quiere para todos necesita “encarnarse” con todas las limitaciones que esto implica). Por eso no interesa que sea ni el mejor, ni el más grande, ni el más fuerte de los pueblos. Le basta que sea uno pequeño que sepa mostrar a todos los demás pueblos que “otro mundo es posible”. No un ambiente donde triunfe el más apto, el más fuerte, el más poderoso sino un pueblo de “hermanos” y hermanas. La clave de la vida de todo Israel es ser precisamente “hermanos” (y hermanas):

¡Anunciaré tu nombre a mis hermanos, en medio de la asamblea te alabaré!” (Sal 22:23)

Cuando algunos empiezan a sentirse superiores, más perfectos, más puros, más santos que los demás, empiezan a socavar de raíz la asamblea. Cuando las mujeres son despreciadas y desvaloradas, los niños no son tenidos en cuenta, los pobres, los enfermos… entonces Israel debe ser restaurada, debe ser renovada. Por eso Jesús elige 12, no porque fueran “lo que hay” sino para dejar claro ante todos que viene a renovar a Israel. y con los 12 empieza un camino, camino que incluye mujeres, que abraza a los niños, que no es verdadero si los pobres no están en el centro.


Una eclesiología de comunión

La eclesiología que el Concilio propone es una “vuelta a las fuentes”, una eclesiología más parecida a la que Jesús impulsó mirando la realidad del presente histórico.

Claro que el hecho de que el Concilio haya vuelto a la eclesiología de comunión no implica que en todo ésta se manifiesta. Perder poder por parte de algunos, o el esfuerzo de pensar, re-crear y entender por parte de otros, hace que muchas veces 55 años después de terminado el Concilio, muchas veces se siga pensando o deseando una Iglesia piramidal (como cuando se dice “la Iglesia dijo” porque lo dijo un obispo o un papa). 

Acá debemos entender lo que en teología – desde los primeros siglos de la Iglesia y retomada especialmente a partir de la teología del Espíritu Santo se ha profundizado – que es lo que se llama la “recepción”. Podemos decir que algo es plenamente “eclesial” cuando el Pueblo de Dios lo hace “suyo”, lo “recibe como propio”. Así empezó la lista de libros de la Biblia: no están los que un Papa o un Concilio decidieron que estuvieran sino los que las distintas comunidades, con tiempos, con avances y retrocesos, con espiritualidad fueron reconociendo, y en comunión con las demás comunidades, como aquellos textos en los que Dios “nos” habla. Y lo mismo ha de decirse de los grandes santos de la Iglesia: son aquellas y aquellos en quienes el pueblo de Dios reconoció como que “Dios pasó por entre nosotros”. La Institución eclesial se limitó a reconocer lo que el pueblo ya había “recibido. Y lo mismo ha de decirse de los textos. No basta aquello que un Papa o un obispo “dice” o “escribe”; ciertamente él creerá que escribe acompañado por el Espíritu Santo, pero el pueblo de Dios, también él acompañado por el Espíritu Santo, acepta o se desentiende, reconoce que allí Dios está o no presente. Cuando el Pueblo de Dios “recibe” un momento eclesial, o un texto, allí empieza a ser verdaderamente eclesial. Para entender, basta con mirar textos que gozaron de gran recepción y otros que no lo tuvieron. Por ejemplo, se puede mirar la recepción eclesial que tuvieron los documentos de Medellín (1968) y Puebla (1979) y mirar, a su vez el de Santo Domingo (1992). El documento preparatorio de Aparecida lo reconoció: “Tenemos que reconocer que la recepción de esta Conferencia fue menos intensa que la lograda tras la Conferencia de Puebla” (CELAM, Documento de Síntesis de los aportes recibidos para la Vª Conferencia General Nº 23, 30 de marzo 2007).


Comunión en Comunidad

Pero la comunión o el andar juntos no es el de una “manada”, es el de un sueño compartido. Sueño empezado por Jesús, “que un día todos seríamos hermanos” (Carlos Mugica), que Dios reinaría en esa sororidad y fraternidad universal. Una manada va huyendo del peligro o donde un “macho alfa” la conduce, y empezamos mal si creemos que el “macho alfa” de la Iglesia es Francisco, o el obispo Carlos; el que conduce la Iglesia, “el alma de la Iglesia” es el Espíritu Santo (León XIII, Pio XII, Pablo VI, Juan Pablo II, Benito XVI). Y no se trata, tampoco, de huir del peligro que sería “este mundo”, sino estar encarnados en este mundo. Encarnados supone barro. Embarrarse. El Papa Francisco les dijo en una carta a los obispos argentinos (17/4/2013), a pocos días de ser elegido sucesor de Pedro, que prefiere "mil veces" una iglesia accidentada que una iglesia enferma. Una Iglesia "que no sale", a la corta o a la larga, se enferma "en la atmósfera viciada de su encierro". "Es verdad -añadió- también que a una Iglesia que sale le puede pasar lo que a cualquier persona que sale a la calle: tener un accidente". "La enfermedad típica de la Iglesia encerrada es la autoreferencialidad; mirarse a sí misma, estar encorvada sobre sí misma como aquella mujer del Evangelio. Es una especie de narcisismo que nos conduce a la mundanidad espiritual y al clericalismo sofisticado, y luego nos impide experimentar la dulce y confortante alegría de evangelizar".

Los pobres garantía de fidelidad

Cuando el Papa Juan convocó al Concilio para “abrir las ventanas”, para mirar al mundo, habló de “Iglesia de los pobres” (radiomensaje a un mes de inaugurar el Concilio Vaticano II, del 11/9/62) pero, salvo una intervención del cardenal Lercaro, uno de los presidentes de la asamblea, el tema no fue asumido en los documentos finales. Más tarde lo retomó Pablo VI (Evangelica testificatio [29/6/71] 17.18) y Juan Pablo II (Dives in misericordia [30/11/80] 3; Laborem exercens [14/9/81] 8) y las conferencias episcopales latinoamericanas de Medellín y Puebla. Sabemos la insistencia del Papa Francisco: “quisiera una Iglesia pobre para los pobres”, la primera vez en 17/3/13). Ellos no hacen sino hacer suyas las palabras de Jesús: “El Espíritu del Señor sobre mí, porque me ha ungido para anunciar a los pobres el Evangelio” (Lc 4:18). Jesús es ungido (= Mesías) para los pobres. La Iglesia tiene el espíritu de Dios que es el “padre de los pobres” (pregón de Pentecostés); Dios es el “padre de los huérfanos y tutor de las viudas” (Sal 68,6). El camino de la Iglesia, el sueño de Jesús del reino universal de Dios, se mira desde los pobres, sólo si los pobres están en el centro la predicación es “para todos”; los pobres son el test de nuestra fidelidad. Desde el comienzo al final el evangelio eclesial por excelencia (Mateo) empieza ubicándonos del lado de los pobres. Desde las bienaventuranzas (cap.5) hasta el juicio final (cap. 25) los pobres se revelan como el test de la sinodalidad. ¿dónde estamos parados? ¿Hacia dónde caminamos? ¿Con quiénes caminamos? ¿Dónde está nuestro corazón?


Primeros sínodos americanos


"No hay cosa que en estas provincias de las Indias devan los prelados y demás ministros, así eclesiásticos como seglares, tener por más encargada y encomendada por Cristo Nuestro Señor, que es el Sumo Pontífice y rey de las almas, que el tener y mostrar un paternal afecto y cuidado al bien y remedio de estas nuevas plantas de la iglesia, como conviene lo hagan los que son ministros de Cristo. Y ciertamente, la mansedumbre de esta gente y el perpetuo trabajo con que sirven, y su obediencia y subjeción natural podrían con razón mover a cualquier hombre, por ásperos y fieros que fuesen, para que holgasen antes de amparar y defender estos indios que no perseguirlos y dejarlos despojar de los malos y atrevidos. Y así, doliéndose grandemente este santo Sínodo de que no solamente en tiempos pasados se les haya hecho a estos pobres tantos agravios y fuerzas con tanto exceso, sino que también el día de hoy muchos procuran hacer lo mismo, ruega por Jesucristo y amonesta a todas las justicias y gobernadores que se muestren piadosos con los indios... Y a los curas y ministros eclesiásticos manda muy de veras que se acuerden que son pastores y no carniceros, y que como a hijos los han de sustentar y abrigar en el seno de la caridad cristiana" (IIIer concilio de Lima; 1582-1583).

"Por cuanto ninguna parte de este nuestro Obispado está más necesitada de remedio espiritual para las almas de los indios que la provincia de Cuyo y éste es muy dificultoso de poner, porque depende en parte del gobierno de las cosas temporales, como es prohibir que no se saquen indios de la dicha provincia ni se traigan de mita a esta ciudad de Santiago y sus contornos, pasándolos por la cordillera nevada que ha sido sepultura de gran número de hombres y mujeres y niños que por el hambre y rigor de los temporales, de vientos y fríos excesivos, y venir muchas veces en colleras como galeotes porque no se vuelvan a sus tierras, han padecido miserablemente que sólo pensarlo causa compasión y horror que tal se hiciese entre gente cristiana, y por no haberse ejecutado las Cédulas y mandatos de Su Majestad, que siendo informado de tales crueldades y excesos los ha mandado remediar y que los dichos indios no vengan a servir las mitas, con que fueran más doctrinados y se hubieran reducido a partes y puestos cómodos donde se pudiese hacer la dicha doctrina y no se huyesen de temor a partes pantanosas y a las montañas y cerros, por la tiranía de los mestizos y gente desalmada, que les usurpan las mujeres e hijos y les hacen malos tratamientos y molestias, de que resulta que haya muchas mujeres apartadas de sus maridos…” (IIIer Sínodo de Santiago, 1626)

El Iº y IIº sínodo de Popayán (1555 y 1558) habla de los maltratos a los indios (ya en 1565 Bartolomé de Las Casas había escrito al Consejo de Indias) de lo robado a los indios que es contra derecho y que debe ser devuelto. Los encomenderos consiguen que la Corona no apruebe el sínodo y consiguen que en el futuro se les prohíba hablar de estas cosas. Toribio de Mogrobejo, Las Casas y otros multiplican las excomuniones. Las Casas dice:

"Docta y sanctamente lo hicieron los religiosos de la Orden de Sto. Domingo y San Francisco y S. Agustín en la Nueva España, conviniendo y concertándose todos a una de no absolver a español que tuviese indios por esclavos, sin que primero lo llevase a examinar ante la Real Audiencia” (Tratado sobre la esclavitud, 1552).

Y sobre los sacrificios humanos acota Bartolomé:

"… porque más con verdad podemos y muy mejor decir que han sacrificado los españoles a su diosa muy amada y adorada dellos, la codicia, en cada un año de los que han estado en las Indias después que entraban en cada provincia, que en cien años los indios a sus dioses en todas las Indias sacrificaban". (Bartolomé de Las Casas, controversia con Ginés de Sepúlveda, organizada por el rey Carlos V, 1555)

Y ya antes había escrito Domingo de Santo Tomás el futuro primer obispo residencial de La Plata (originalmente Chuquisaca, luego Sucre, Perú):

"Avrá quatro años que, para acabarse de perder esta tierra, se descubrió una boca del ynfierno por la cual entra cada año grand cantidad de gente que la cobdicia de los españoles sacrifica a su dios, y es una mina de plata que se llama Potosí". (carta al rey Carlos V, 1 de julio 1550)


¿Caminamos juntos?


Si el Sínodo supone “caminar juntos”, ¿vamos a caminar sólo con los que son “como nosotros”? ¿Vamos a caminar sólo “los perfectos”? ¿Vamos a tener en cuenta a los caídos al borde del camino?

Como pastor pastorea su rebaño: recoge en brazos los corderitos, en el seno los lleva, y trata con cuidado a las paridas. (Is 40:11)

La vida entera es un camino. Un camino que tiene un punto de partida, un trayecto, tropiezos, resbalones, saltos, retrocesos, caídas, alojamientos, lugares de alimento y de reposo, y una meta (si uno camina sin rumbo, es un errante, un vago; si camina con meta, es un peregrino). Pero es un camino para andar con otros, en comunidad, un syn-hodos.

Un camino que tiene un alimento, la fuente y cumbre de la vida cristiana: el amor. Pero un amor que es encarnado, por eso tiene el nombre de la misericordia, la compasión.

Como en los primeros sínodos de América, ¿quiénes son los que sufren? ¿quiénes los caídos? ¿quiénes los que están en la miseria? ¿por qué están caídos? Los primeros padres no sólo se pusieron del lado de los indios, sino que atacaron sus causas y causantes.


  • ·        Los profetas en la Biblia no sólo manifestaron la urgencia de que el Pueblo dé frutos de “derecho y justicia” para ser luz de las naciones, sino que enfrentaron a los que eran artífices de las tinieblas. No terminaron bien: “¿a qué profeta no mataron sus padres?” les dice Esteban a los que luego lo van a matar a él (Hch 7,52).

  • ·        Juan, el Bautista y Jesús, el de Nazaret, también terminaron como los profetas después de haber llamado “raza de víboras” a los religiosos de su tiempo (Mt 3,7; 12,34; 23,33).

  • ·        Los padres de la Iglesia también pusieron nombre y apellido a los responsables de la pobreza y el hambre: ladrones, avaros, licenciosos, amantes del lujo y desinteresados de la (mala) suerte de los pobres. “Lo que ha sido dado para el provecho de todos te lo apropiaste tú solo” (San Ambrosio); “si ustedes no se hartan de devorar y tragarse a los pobres, yo no me harto de echárselos en cara» (san Juan Crisóstomo; cité varios textos en https://blogeduopp1.blogspot.com/2018/11/la-divinidad-de-los-pobres-los-vicarios.html).

  • ·        Lo mismo ocurrió con los primeros padres de la Iglesia latinoamericana, que hemos citado. Y con los segundos. El caso de Enrique Angelelli, próximo beato, es sin duda paradigmático, y con él, el de san Oscar Romero, o el de tantos y tantas, especialmente – pero no solo – mártires por la justicia.

  • ·        El método Ver – Juzgar – Actuar, que inspiró –, en continuidad con la Iglesia latinoamericana, nuestro primer sínodo diocesano (vol. III, 18-27) sabe que debemos “mantener la mirada y el oído atentos a la realidad, a los acontecimientos que interpelan a la Iglesia, a las situaciones que viven personas, familias y barrios y que nos muestran reivindicaciones y aspiraciones que únicamente el Evangelio de Jesús puede iluminar y sólo la aceptación de Cristo Camino, Verdad y Vida puede colmar” (nº 27).

Con ironía, J. I. González Faus dice que algunos pareciera que dicen “y la Palabra se hizo nube y sobrevoló sobre nosotros” (Etty Hillesum. Una vida que interpela, Sal Terrae, Santander 2008, p.73). No hay un Jesús que camine, ni hay un “nosotros” caminando.


Con quienes caminamos

Sin duda habrá quienes no quieren caminar con nosotros, aunque no debamos dejar de invitarlos a hacerlo. Pero ¿podemos caminar habiendo quienes están caídos al borde del camino? El Papa ha hablado con frecuencia de la Iglesia “hospital de campaña” (Conferencia Inaugural del ciclo lectivo de la Facultad de Teología de Buenos Aires, 2014). Tomando la imagen de teólogos latinoamericanos, Aparecida habló de una “Iglesia samaritana” (DA 27), esto es, la que “se hace prójimo” al tener misericordia con los caídos al borde del camino. Con esos no se puede caminar juntos, se los ha de cargar en nuestra cabalgadura y llevarlos a la posada.

En nuestra Iglesia diocesana, que peregrina en Quilmes, Florencio Varela y Berazategui, ¿quiénes son los que “sobran”? ¿Los que están en las periferias sociales, económicas o existenciales? ¿Podemos caminar sin ellos? Mirando los 4 ejes que nos constituyen diocesanamente desde nuestras fuentes:

·        ¿Quiénes son los que no caminan a nuestro lado escandalizados por la falta de unidad de los cristianos? ¿Los que no pueden entender que todos hablemos de casi lo mismo y no sepamos caminar juntos nosotros mismos?

·        ¿Quiénes son los que no caminan a nuestro lado porque no recibieron el anuncio del Evangelio? ¿Los que escucharon noticias superficiales o “golosinas del espíritu” que no nutren su camino sino solamente emociones o instantes? ¿Quiénes los que ante sus vidas reales y sus dolores y angustias concretas no han recibido el anuncio de Buenas Noticas también reales y concretas?

·        ¿Quiénes son los que no caminan a nuestro lado porque no son reconocidos en su dignidad humana, por ser inmigrantes, o pobres, o jóvenes de los barrios a los que se puede despreciar sin dificultad desde el poder?

·        ¿Quiénes son los que no caminan a nuestro lado porque no hacen sino buscar trabajo o pan para sus hijos sin el abrazo fraterno y sororal que los acompañe?

Pablo cuestionaba muy duramente a aquellos de las elites de la comunidad que se creían más importantes que los demás por no ser como ellos (1 Cor 12,21), o no tener sus dones espectaculares, o que terminaban logrando que los débiles e insignificantes no se sintieran parte del cuerpo eclesial por no ser como ellos (12,15-16). Y les reitera que los más importantes y valorables son los más “débiles” (12,22).

En este caminar juntos, ¿quiénes son los más escuchados? ¿los más valorados o respetados? ¿Volveremos a una Iglesia piramidal donde las voces son escuchadas jerárquicamente? Si somos Iglesia de hermanas y hermanos, ¿cómo se escuchan sus voces? En tiempos de Jesús, el dicho “dime con quién andas y te diré quién eres” funcionaba a la perfección. Jesús era tenido por “comilón y borracho” por andar con publicanos y pecadores (Lc 7,34). Quizás a algo por el estilo se refiera el Papa al pedir “pastores con olor a oveja” (por primera vez el Jueves Santo, 28/3/2013). ¿Qué dicen de nosotros, los cristianos de Quilmes en nuestros barrios? ¿A qué olemos? Porque no es lo mismo oler a oveja que a perfume francés; no es lo mismo que nos llamen “comilones y borrachos” que nos digan “monseñores” o “padres”.

No es tan importante que la diócesis haga un Sínodo. Lo importante es ser Iglesia sinodal. Iglesia en salida o en camino; Iglesia donde haya quienes recojan a los caídos y los atiendan, que espere a los rezagados y los abrace. Iglesia donde haya quienes canten en medio de la fiesta, celebrando la vida, escuchando (mucho más que hablando). Iglesia donde los profetas griten los proyectos de Dios, marcando rumbos, cuestionando los carteles indicadores que conducen al sinsentido y mostrando los senderos de la vida y la esperanza, de la paz y la alegría. Iglesia que mire atentamente los faros de nuestra historia, como son los mártires y los santos de ayer y de hoy. Mirando la imagen señera del beato Enrique Angelelli y el rostro sereno de Jorge Novak indicándonos “es por acá”. Dejándonos guiar por esta nube de testigos seremos una Iglesia sinodal y – sin duda alguna – muchos serán felices de caminar así con nosotros.


Foto María Belén Marino

29 marzo 2018

Lavados de Pies


Resultado de imagen para ultima cena lavado de pies

Resultado de imagen para ultima cena lavado de pies

Resultado de imagen para ultima cena lavado de pies

SE LEVANTÓ DE LA MESA

Imagen relacionada
En la noche en que iba a ser entregado, Jesús realizó un gesto insólito: se levantó de la mesa distanciándose del lugar reservado a quienes presiden y se situó en el de los que, entonces y ahora, pertenecen a la categoría de “los que sirven”. Sabía que el lugar en que estemos situados condiciona nuestra mirada y por eso tomó distancia y adoptó la perspectiva que le permitía percibir otras dimensiones de la vida. Desde ese lugar se toca de cerca el barro, el polvo, el mal olor, la suciedad…, todo eso de lo que los sentados a la mesa creen estar a salvo o sencillamente ignoran y desprecian. A ras del suelo y en contacto con los pies de los demás, se produce un cambio de plano que revela lo elemental de cada persona, su desnudez, las limitaciones de su corporalidad. Y miradas desde ahí, cualquier pretensión de superioridad o dominio se descubre como ridícula y falsa.
Desde aquel lugar, el de “uno de tantos”, él veía cerca y dentro a los que otros consideraban lejos y fuera y, en cambio, los de arriba resultaban estar abajo. Porque para él los más, los mayores y los importantes eran aquellos que a nuestros ojos son menos. El lugar en que había decidido situarse había creado esta “revolución de adverbios” que tanto nos sobresalta y a la que tanto nos resistimos. La sola posibilidad de ese desplazamiento nos resulta amenazadora porque nos saca del terreno de lo conocido y nos invita a descubrir nuevos significados que no coinciden con los que consideramos evidentes. Y sin embargo él se lo exigirá a quien quiera seguirle: tendrá que estar dispuesto, lo mismo que él, a “no tener dónde reclinar la cabeza”, a ir más allá de todo aquello en lo que la cabeza (la de ellos y la nuestra) “se reclina”, descansando en lo que se cree saber, controlar o dominar.

                                                                                   Dolores Aleixandre

Poesia del Cero - Cesar Brandon

Uno no quería contar con nadie, y uno no entendía porque era impar si antes de él había alguien.
Y uno no quería contar con nadie,y uno sentía que después de él estaba el infinito.
y a uno el sentimiento le daba miedo, así que....uno muerto de pavor...se fijó en cero.
Y cuando uno vino a cero, pensó que cero era el número más bonito que había visto y que ,aún viniendo antes que él,era entero.
Y uno pensó que en cero había encontrado el amor verdadero,que en cero había encontrado a su par.
Así que decidió ser sincero con cero y decirle..... que aunque era un cero a la izquierda, sería el cero que le daría valor y sentido a su vida
Eso de ser el primero ya no le iba.asi que debió hacer una gran bienvenida.
Juntos eran pura alegría y se completaban.
Uno tenía cero tolerancia al alcohol,pero con cero se podía tomar una cerveza cero por su aniversario. Aunque para eso tuviesen que inventarse una fecha cero en el calendario.
Cero era algo cerrado y le costaba representar textos pero, junto a uno, hacían el perfecto código binario.
Eran los dígitos del barrio...
Y..procesan el amor a diario...pero.....
Uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde, así que uno perdió a cero......
Y para cuando uno se dio cuenta,cero ya contaba de la mano con menos uno,que a pesar de ser algo negativo....le trataba como una reina.
Cero le gustaba que menos uno fuera original,tener un hueco en menos uno,un guión con el que pueda jugar.
Cero le gustaba que menos uno no fuese uno más...
Que menos uno no fuese ordinal.
Que fuese justamente competitivo y que cuando jugasen al "uno", menos uno no le dejase ganar.
Cero sentía que a diferencia de uno, menos uno si la trataba como un número de verdad.
Y menos uno no ponía peros, ni pretendía darle valor a cero...Poniendo comas entre ellos.
Menos uno no tenía complejos, y cuando hacían el amor, a menos uno le encantaba estar bajo cero.
Y uno ,una vez más se volvió a quedar solo... Separado como una unidad...
Sin cero su vida se consumía como una vela...
Sin cero, el tiempo él hacía mella...
Y uno empezó a contar pero sin cero, se olvidó de los besos de cero, del sexo con cero, de los celos de cero...
Y uno empezó a contar pero sin cero....
Uno se olvidó de cero y le dijo adiós...
Uno se olvidó de cero y tal vez hasta del amor, y empezó a contar hasta donde más miedo le daba...hasta el infinito....

O tal vez.... sólo hasta dos......

Y un día VOLVI

Buenos días, después de un largo descanso, retorno a mi Blog.-
Disculpen mi ausencia un poco más de 2 años, nose porque fue les soy sincero cansancio o fiaca.-
Hoy estoy renovado.-

Gracias por su aguante

15 marzo 2016

INSTRUCCIONES PARA CAPEAR EL MAL TIEMPO.

Para los amigos queridos:
INSTRUCCIONES PARA CAPEAR EL MAL TIEMPO. 
Por Francisco "Paco" Urondo.

En primer lugar, no se desespere y en caso de zafarrancho no siga las reglas que el huracán querrá imponerle.
Refúgiese en la casa y asegure los postigos una vez que todos los suyos estén a salvo.
Comparta el mate y la charla con los compañeros, los besos furtivos y las noches clandestinas, con quien le asegure ternura.
No deje que la estupidez se imponga.
Defiéndase.
A la estética, ética.
Esté siempre atento.
No les bastará empobrecerlo y lo querrán someter con su propia tristeza.
Ríase estentóreamente.
Mófese: la derecha está mal cogida.
Será imprescindible cenar juntos cada día hasta que la tormenta pase.
Son cosas simples, sencillas, pero no por ello, menos eficaces.
Diga hacia el costado buen día, por favor y gracias.
Y la concha de tu madre cuando lo soliciten desde arriba.
Tírele con lo que tenga, pero nunca solo.
Ellos saben cómo emboscarlo en la desprevenida soledad de una tarde.
Recuerde que los artistas serán siempre nuestros.
Y el olvido será feroz con la comparsa de impostores que los acompaña.
Todo va a estar bien si me hace caso.
Sobreviviremos nuevamente, estamos curtidos.
Cuidemos a los pibes que querrán podarlos.
Solo es menester bien pertrecharse y no escatimarnos amabilidades.
Deberemos dejar a mano los poemas indispensables, el vino tinto y la guitarra.
Sonreírles a nuestros viejos como vacuna contra la angustia diaria.
Ser piadosos con los amigos.
No confundir a los ingenuos con los traidores.
Y aún con estos, tener el perdón fácil para cuando vuelvan con las ilusiones forreadas.
Aquí nadie sobra.
Y eso sí, ser perseverantes y tenaces, escribir religiosamente todos los días, todas las tardes, todas las noches.
Aún sostenidos en terquedades si la fe se desmorona.
En eso, no habrá tregua para nadie.
La poesía les duele a estos hijos de puta.
Paco Urondo.

27 febrero 2016

EL "INDEC" DEL BARRIO.

por Eduardo Rodriguez "Chingolo"
Párroco en Asunción de Santa María, Bernal Oeste.
Diócesis de Quilmes.


Más que nunca en estos días de luna llena, de noches de "barrios, plateados por la luna" y que es obligación saberlo y salir a contemplar.
Y verla reflejada en el álamo plateado y en las tejas de la casa más alta del barrio y en el cauce sinuoso del arroyo. Y mirar callado, asombrado por la belleza de todo lo que toca la luna. La basura la hace riqueza; la negrura la hace blancura; lo que no es, lo hace ser; el arroyo parece una vertiente cristalina.
Y nosotros o mejor dicho, yo (y como yo soy sólo, me resulta más fácil hacerlo) seguiré opinando sobre como se ve la marcha del país, como se ve el arrime o el alejamiento al ideal del reino de Dios, de la inclusión, del todo para todos. El barrio tiene su Indec, su código, su forma de medir si andamos mejor o peor. Y vamos describiendo;
a) Los colectivos no vienen tan llenos. Paran todos; todos tienen lugar. Va menos gente a trabajar. Muchos, especialmente jóvenes, tiran "curriculas" por todos lados, pero no pasa nada. No hay pique.
b) Menos humito sábados y domingos. Se va acabando cierta alegría y festejo. Todo más caro; menos plata; se siente como una orfandad política; gobiernos que no piensan en el pueblo, ni tiran para el pueblo.
c) Problemas de estacionamiento en el barrio. No porque aumentan los coches andando, sino porque aumentan los coches parados. Y se van tapando calles y lugares. El vecino tiene que cambiar batería y por ahora no puede; el de la esquina, las gomas y menos todavía. Coches parados; menos espacios; camino a chatarra.
d) Empieza a crecer el putaneo, la oferta de sexo. Normal y común en tiempos de vacas flacas, en tiempos que traen miserias materiales y morales. No valoro, describo.
e) Cada vez hay menos que dicen esperar. En dos meses ya se vió todo clarito. Vamos a desengañarnos; dejemos de creer mentira tras mentira.
Este es el índice barrial por ahora. Dentro de poquito vendrán los tarifazos y qué pasa con los maestros y la educación. Se van acabando los versos y globitos.

Carta al Pueblo de Dios Nº 1


Grupo de Curas en la Opción por los Pobres
26 de Febrero de 2016
Esta carta periódica dirigida al Pueblo de Dios y el pueblo en general, busca ser un aporte a la lectura de la realidad desde el evangelio y los pobres en estos tiempos de neoliberalismo.
-----------------------------------------------------------------------------------------
El Evangelio del próximo domingo, tercero de cuaresma, y las demás lecturas nos recuerdan que el Dios de la biblia es un dios que actúa y camina junto a su pueblo en la historia. Este Dios le habló a Moisés para comprometerlo con la liberación de su pueblo oprimido por el faraón. Y también lo alienta, al decirle que su nombre es “Yo soy el que está” con ustedes, garantizándole que no los deja solos. Pablo insiste en que en esa historia no basta con “ser” del grupo, no basta con solo estar bautizado e ir a misa sino que se ha de vivir coherentemente con el proyecto de Dios. Jesús insiste que la presencia de Dios en la historia no significa que Dios castiga o bendice, sino que estamos llamados a dar frutos de conversión. Este Dios que habla en nuestra historia nos grita hoy su palabra, en medio de las opresiones y clamores de nuestro pueblo argentino. Así, les compartimos hermanas y hermanos, lo que vemos en nuestro tiempo
A nivel Internacional
El presidente argentino se dirige a Davos, Suiza, convocado por los poderes fácticos de la economía mundial.
El gobierno actual se entromete en asuntos internos de un país hermano y soberano como es la república bolivariana de Venezuela.
El presidente no participó de la IV cumbre de la Celac (en Ecuador) argumentando problemas de salud que no le habían impedido participar días antes de la reunión en Davos dejando claro cuáles son sus preferencias y cuáles no.
Se ha reiterado, desde la campaña electoral y reforzado en boca de la canciller Susana Malcorra el intento de integrarse en la Alianza del trans-Pacífico con todas las consecuencias de sometimiento al capital y a los países poderosos de la misma en detrimento de los pobres. Lo mismo ha de decirse del intento de repensar el ALCA que para muchos sí es “mala palabra”, contra lo que ha afirmado la canciller Malcorra.
No se han aclarado las denuncias internacionales que pesan sobre la canciller Malcorra de ocultar casos de abusos sexuales a menores, por parte de soldados de las fuerzas de paz que ella coordinaba, en la República Centroafricana.
El superficial comentario del presidente Macri de que la reunión con el primer ministro británico David Cameron fue “una reunión muy linda” tapó claramente la desaparición del doloroso tema “Malvinas” de la agenda gubernamental.
Resulta ofensiva la visita a nuestro país del presidente Obama coincidiendo con los actos conmemorativos del 40º aniversario golpe genocida cívico-militar en el día de la memoria.
El inminente sometimiento de nuestro pueblo a una nueva, abultada e inmoral deuda externa con los proyectos de derogación de la “Ley cerrojo” y la “Ley de pago soberano” a pedido del juez municipal de New York Thomas Griesa, con la excusa de “insertarnos en el mundo” (sic).

Sobre los Derechos Humanos
Nos parece preocupante el vaciamiento de los temas de derechos humanos como se ve en la desarticulación de distintas oficinas y centros en la ex ESMA.
El cambio de las autoridades en el imprescindible Archivo de la Memoria.
Los numerosos y muy graves casos de represión, comenzando por Cresta Roja, en la Autopista Ricchieri, los municipales en La Plata y Villa Sauze (La Pampa) y hasta el absurdo ataque a una murga de niños en la villa 1-11-14, del bajo Flores y los recientes de Coronel Suárez.
El aumento de las balas de goma (y también de plomo), los camiones hidrantes, los francotiradores y fotógrafos, los retenes policiales, el autoritarismo de las fuerzas de seguridad (pidiendo documentos o haciendo bajar de los buses a personas sin causas evidentes y hasta las consultas en viviendas acerca de quiénes habitan) nos parece un autoritarismo muy grave, escudado en la injustificada “emergencia de seguridad” que permite hasta pena de muerte sin juicio previo con la propuesta de “derribo”.
El lamentable “protocolo de seguridad” (más allá de que goce de buena prensa), el autoritarismo e incluso la relocalización de los medios de prensa (los que contribuyeron a esclarecer los asesinatos de Kosteki, Santillán y Ferreira, por ejemplo) nos parece un nuevo abuso de autoridad y preludio de una escalada de violencia y, quizás, de nuevos muertos en las calles.
La puesta en duda de la cantidad de desaparecidos por parte de Darío Lopérfido, ministro de cultura de la CABA, en sintonía con la inicial “falta de tiempo” del presidente de la nación para recibir a las organizaciones de DDHH (tiempo que prefirió usar para juntarse con los dueños del poder, los empresarios Magnetto y Rocca, entre otros), en línea de coherencia con sus declaraciones previas a ser presidente acerca de los DDHH como un “curro” y la reciente confirmación de “alineamiento con los EEUU en materia de DDHH”. La proximidad del encuentro (ya realizado) de los organismos de DDHH con el presidente Hollande y la probable visita del presidente Obama a la ex ESMA, obligaron al presidente Macri a concertar apuradamente un encuentro con dichos organismos para no quedar desairado ante la prensa mundial. Macri nunca se mostró cercano a los organismos de DDHH y en 8 años de Jefe de Gobierno de la Ciudad de Bs As nunca visitó la ex ESMA.
En lo Social
Es gravísima la gran cantidad de despidos realizados de manera compulsiva e indiscriminada, sin auditorias públicas ni explicaciones convincentes en diversos organismos del Estado nacional, provincial y municipal. El inconsistente argumento es que son “ñoquis” o “militantes". Son personas. A la vez parece no haber un criterio uniforme ni éticamente aceptable ya que el mismo gobierno que impulsa los despidos, designa para un alto cargo estatal a la propia esposa del ministro de Modernizacion, Andres Ibarra, responsable del recorte del Estado, a la hermana de la reina de Holanda o a una parienta de la vicepresidenta, por ejemplo.
En este mismo sentido fue muy importante la participación en la marcha convocada por el gremio ATE contra los despidos. Ya no resulta curioso que una movilización de cerca de 50.000 personas sea totalmente silenciada por la prensa hegemónica.
Es preocupante, por ejemplo, que al ingresar a diferentes organismos del Estado, como es el caso de los Cepla (Centros de prevención en la lucha contra las adicciones) se les pregunte a los colaboradores a qué organización pertenecen. Esto es persecución ideológica.
La baja de los salarios es notable a partir del aumento de los precios, la quita de los subsidios en electricidad y combustible. Ambos elementos juntos crean la explosiva mezcla de trabajadores tratados como “mano de obra barata”, y de “ley de la selva” que ya hemos vivido.
En este contexto resulta preocupante el silencio de numerosos Sindicatos quienes debieran defender a los trabajadores, y en más de una ocasión parecen defender su propia “caja” aprovechando las “obras sociales”. Algo que también hemos vivido.
En este marco, la discusión de las Paritarias – que está llegando tarde, porque los aumentos ya han ocurrido – recibe los sugerentes “pedidos” de que tengan un techo que no supere el 25% cuando muchas consultoras (que antes eran endiosadas) anuncian una inflación mucho más alta.
Las idas y vueltas, la vergonzosa “marcha atrás” en la propuesta de un aumento del 40% poniendo el 25% como “techo” a la paritaria docente, las amenazas a las familias de sindicalistas y el envío de policías de civil a espiar resulta no solo preocupante (y una mentira con respecto a lo anunciado y prometido como “cambio”) sino una confirmación tácita de la gravedad de la inflación actual.
El desmantelamiento del Programa de Salud Sexual y Procreación Responsable, dando por terminadas las funciones de un programa que disminuye la morbimortalidad materno-infantil; promueve la salud sexual en los adolescentes; contribuye a la prevención y detección precoz de enfermedades de transmisión sexual, patología genital y mamaria; garantiza el acceso a la información, orientación, métodos y prestaciones referidas a la salud sexual y procreación responsable.
El aumento electricidad (no menos de un 200 %), que en estos días comenzará a llegar a los hogares es una expresión evidente de una política guiada por las supuestas leyes de la economía y no una economía puesta al servicio de “la gente”. A este aumento ya producido ha de añadirse el inminente aumento del gas y del transporte Los pequeños productores de nuestras comunidades rurales temen que estos aumentos, los quiebren indefectiblemente.
Los beneficios al siempre insaciable sector agroexportador no conforme con el aumento del dólar y la quita de retenciones (algo que lamentamos, como también la quita de retenciones al sector minero) se hicieron ante la promesa – no demasiado concretada – de inyección de dinero “fresco” fruto de las exportaciones. No es la primera vez que el capital “contesta con el bolsillo”, o, más precisamente, el capital oligarca agroexportador contesta con el grano esperando un dólar más alto en los silobolsas.
El Hospital del Cruce Varela, Néstor Kirchner ha sido en este tiempo un lujo y un orgullo para la zona sur del Conurbano. Es incomprensible por lo tanto – que se hayan dejado cesantes sus autoridades.
La clausura del Vivero Municipal de Quilmes, donde colaboraban personas con discapacidad, muestra (como la expulsión – luego corregida – en el Senado de la Nación) el criterio economicista que guía la administración.
La injusta encarcelación de la presa política Milagro Sala, que cumple un mes de detención, no sólo ha suscitado las críticas de decenas de personas – incluso cercanas al gobierno PRO – sino de personalidades del exterior. El reciente regalo de un rosario por parte del Papa es un evidente indicio de preocupación del pontífice que el gobierno se niega a ver en nombre de la supuesta independencia del poder judicial. Los reiterados gestos de acercamiento del presidente Macri y el gobernador Morales en las últimas semanas dicen exactamente lo contrario.
El argumento de la Lucha contra la droga, que siempre tiene “buena prensa”, ha demostrado su fracaso en el mundo entero, y el Papa lo acaba de repetir precisamente en su visita a México. Sin dudas “el narco” no puede funcionar sin buenos y aceitados mecanismos de “lavado de dinero”. La Unidad de Información financiera no puede tener a su cargo personas que están sospechadas precisamente de eso porque, como se ha dicho, es “poner al zorro a cuidar el gallinero”. El intencional incendio en Iron Mountain, sigue sin ser aclarado ni investigado, y parece un escalón más en ese “ascenso de los zorros”, precisamente.
La frase de la vicepresidenta “Basta de industrias… el modelo es India” mostrando el intento de conformar un país agroexportador de materias primas y de servicios resulta una buena síntesis del modelo socio-político-económico que propone este gobierno.
Los empleados echados en estos 2 meses de gobierno son más de 50.000, no son solo empleados o contratados del sector público (injusta y falsamente calificados de ñoquis, militantes o de “aguantadero”) sino también del sector privado en el cual se suman las suspensiones por disminución de la producción ante la caída en picada del mercado interno.
La virtual precarización y flexibilización de los empleados rurales, con la vuelta del Renatre (Registro nacional de trabajadores rurales y estibadores), en las manos de la Uatre (Unión argentina de trabajadores rurales y estibadores) del Momo Venegas, obsecuente con la oligarquía agroexportadora, lejos de defender a sus compañeros, encubre y disimula el trabajo rural esclavo e infantil, que el Renatea había empezado a perseguir y desmantelar.
Los enormes beneficios que las cadenas supermercadistas están recibiendo con el desmantelamiento de los controles de precios y la eliminación del plan “precios cuidados”, mientras que a los productores locales y regionales se les paga 10 veces menos en el mejor de los casos (ej. productores de peras en Río Negro cobran $2 el kilo mientras en las góndolas se venden a $26).
La amenaza a la libertad de expresión y al derecho a la información, que significa el actual apagón informativo, con el que se proscribe la memoria y la resistencia del proyecto nacional y popular (como en el 55 se prohibía nombrar a Perón) como resultado de haber pasado de la "cadena del odio y del desánimo" a la "cadena cínica de la alegría" y del “ceder la palabra” (campaña propagandística de la RTA) a quienes nunca la soltaron y siempre la impusieron por golpes de estado, de mercado y/o mediático, con la enorme cantidad de medios monopolizados en pocas manos.
La anulación de planes sociales con la excusa de corrupción. De ser así no se comprende por qué no se los mejora. Todo indica que lo que se quiere evitar no es la corrupción sino los planes sociales (como es el caso de Qunita o de “Argentina sonríe, por ejemplo). El Plan Qunita de acompañamiento para la madre y el recién nacido es un factor protector para la muerte súbita del lactante, y reduce la morbimortalidad materno-infantil, pues para recibirlo era necesario realizar los controles básicos del embarazo (este proyecto se utiliza en Finlandia desde 1983, siendo hoy el país con la mortalidad infantil más baja del mundo).
En el terreno Judicial
Es lamentable el intento de nombramiento “en comisión” de dos personajes en la Corte Suprema de Justicia, y creemos que el sólo hecho de que ambos miembros hubieran aceptado ese nombramiento ya los invalida para el cargo. El intento del Presidente de la corte de tomarles juramento no hace sino agravar las sospechas de complicidad entre algunos estamentos del Poder Judicial y el Poder Ejecutivo.
El sistemático hostigamiento a la Procuradora general de la Nación Alejandra Gils Carbó, y los recortes de funciones y dinero manifiestan claramente el avance contra un poder judicial que no les es funcional.
La Oficina anticorrupción, que debería ser transparente vio modificada la conformación ya que la candidata propuesta - nombrada por decreto - no es abogada (dato preocupante, ya que se trata de un oficio que requiere profesionalidad, además de buenas intenciones). Además, la evidente relación de la ex diputada Laura Alonso con los “fondos buitre” de Paul Singer nos parece que debería inhabilitarla para ese y otros cargos.
La sombra permanente de la todavía no aclarada oficialmente muerte del ex fiscal Nisman parece querer ponerse constantemente como amenaza contra el gobierno anterior. Algunos miembros del Poder Judicial (fiscales y jueces) no parecen interesados en la aclaración de la muerte sino en direccionar la investigación hacia un supuesto “culpable” ya preestablecido. La intención de direccionar la investigación, no en búsqueda de la verdad sino para acusar al anterior gobierno, resulta demasiado grotesca y evidente. En este sentido, nos resulta preocupante el regreso del ex espía Jaime Stiusso cuando se ha cambiado de organismo encargado las escuchas judiciales.
En el terreno político:
La abundancia y abuso de los Decretos de Necesidad y Urgencia, sin fundamentarlos en una real necesidad y menos aún urgencia nos parece autoritario. Y nos parece aberrante jurídicamente que un simple y caprichoso DNU pueda derogar o anular una ley que fue votada por la mayoría de ambas cámaras de “representantes”.
El Congreso de la Nación es el responsable de dictar leyes (poder legislativo, precisamente). Que no sea convocado mientras se dictan DNU es una expresión autoritaria. En este sentido gobernar por decretos y buscando ciertas complicidades judiciales no tiene nada de democrático, valor supremo que se caracteriza, precisamente, por la división de poderes y su independencia.
La derogación por decreto de la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual y la intervención del AFSCA no solamente resulta un acto autoritario, sino también un silenciamiento de las voces necesarias para que la ciudadanía conforme su propio criterio independiente y libre (como los expulsados de diversas radios y canales de TV lo demuestran… ¿se tratará de devolución de favores?). Es sabido que esta independencia es difícil ante la hegemonía que demuestran algunas “voces” que en cadena nacional imponen un “discurso único” y luego son recompensados económicamente con lujosos departamentos en el extranjero.
Otro ejemplo de esto es la transmisión de “Futbol para todos” en las que nuevamente se beneficia económicamente a los mismos, los grupos económicos más poderosos, precisamente los que nunca han hecho suya la voz de los pobres o las víctimas del modelo neoliberal, por el contrario han brindado su apoyo a su candidato y exasperado a la sociedad contra el anterior gobierno.
Ya hemos señalado la falsedad del discurso que propone “Pobreza cero”, algo que es un buen slogan con buena prensa, pero no existe en ningún país del mundo. Lo que sin duda vemos es que con todas las políticas sociales y económicas que se están aplicando la pobreza crece a un ritmo vertiginoso, muy por el contrario de descender.
Los ídolos matan, y los que siguen a los ídolos siguen esas huellas. Los que siguen a los ídolos no caminan en las huellas del Dios “que está”, los que creen estar salvados por comulgar o estar bautizados deben “huir de la idolatría”, los seguidores de Jesús deben dar frutos de “derecho y justicia” en medio de su pueblo y la historia.
Como discípulos de Jesús no podemos callar. Hemos escuchado con un oído en el Evangelio y otro en el corazón del pueblo y no dudamos en afirmar que la voz de Dios nos invita a transitar otros caminos. Caminos de vida, caminos en los que los pobres estén en el centro. Transcurridos poco más de dos meses de este gobierno legal, pero de gestos perversos, no dudamos en pedir “en nombre de Dios y de este sufrido pueblo cuyos lamentos suben hacia el cielo” ¡modifiquen el modelo! Con el Papa Francisco gritamos: ¡Este modelo mata!
Busquemos juntos y con alegría auténtica, caminos de vida y de esperanza.

23 enero 2016

En la misma dirección

Antes de comenzar a narrar la actividad de Jesús, Lucas quiere dejar muy claro a sus lectores cuál es la pasión que impulsa al Profeta de Galilea y cuál es la meta de toda su actuación. Los cristianos han de saber en qué dirección empuja a Jesús el Espíritu de Dios, pues seguirlo es precisamente caminar en su misma dirección.
Lucas describe con todo detalle lo que hace Jesús en la sinagoga de su pueblo: se pone de pie, recibe el libro sagrado, busca él mismo un pasaje de Isaías, lee el texto, cierra el libro, lo devuelve y se sienta. Todos han de escuchar con atención las palabras escogidas por Jesús pues exponen la tarea a la que se siente enviado por Dios.
Sorprendentemente, el texto no habla de organizar una religión más perfecta o de implantar un culto más digno, sino de comunicar liberación, esperanza, luz y gracia a los más pobres y desgraciados. Esto es lo que lee. «El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido. Me ha enviado a anunciar la Buena Noticia a los pobres, para anunciar a los cautivos la libertad, y a los ciegos la vista. Para dar libertad a los oprimidos; para anunciar el año de gracia del Señor». Al terminar, les dice: «Hoy se cumple esta Escritura que acabáis de oír».
El Espíritu de Dios está en Jesús enviándolo a los pobres, orientando toda su vida hacia los más necesitados, oprimidos y humillados. En esta dirección hemos de trabajar sus seguidores. Esta es la orientación que Dios, encarnado en Jesús, quiere imprimir a la historia humana. Los últimos han de ser los primeros en conocer esa vida más digna, liberada y dichosa que Dios quiere ya desde ahora para todos sus hijos e hijas.
No lo hemos de olvidar. La «opción por los pobres» no es un invento de unos teólogos del siglo veinte, ni una moda puesta en circulación después del Vaticano II. Es la opción del Espíritu de Dios que anima la vida entera de Jesús, y que sus seguidores hemos de introducir en la historia humana. Lo decía Pablo VI: es un deber de la Iglesia «ayudar a que nazca la liberación... y hacer que sea total».
No es posible vivir y anunciar a Jesucristo si no es desde la defensa de los últimos y la solidaridad con los excluidos. Si lo que hacemos y proclamamos desde la Iglesia de Jesús no es captado como algo bueno y liberador por los que más sufren, ¿qué evangelio estamos predicando? ¿A qué Jesús estamos siguiendo? ¿Qué espiritualidad estamos promoviendo? Dicho de manera clara: ¿qué impresión tenemos en la iglesia actual? ¿Estamos caminando en la misma dirección que Jesús?
José Antonio Pagola
3 Tiempo ordinario - C
(Lucas 1,1-4; 4,14-21)

Religión y economía

Ayer, 18 de Enero de 2016, se dio a conocer en todo el mundo el informe de Oxfam, que lleva por título: “Una economía al servicio del 1%”. Esto significa que la economía mundial se está gestionando de manera que se ha constituido en el sistema económico, político y jurídico más violento y canalla que ha conocido la historia de la humanidad.
Jamás hubo en el mundo ni tiranos, ni dictadores, dotados con un poderío semejante y de cuya conducta se siguieran consecuencias tan mundialmente destructivas y causantes de tanta devastación, tanta humillación, tanta desigualdad, tanto sufrimiento y tanta muerte. No estamos hablando de los campos de exterminio de la segunda guerra mundial. Lo que tenemos ante todos, y a la vista de todos, son naciones y continentes de exterminio, de los que las 62 personas más ricas del mundo (y sus más cercanos colaboradores) saben que podrán seguir concentrando riqueza sobre la base de que más de 3.000 millones de seres humanos se vean cada año más limitados en sus posibilidades de seguir viviendo.
Con un agravante estremecedor. No se trata sólo de reducir la población mundial a la mitad. Lo que estamos viendo es que un genocidio, que nadie pudo imaginar, se está llevando adelante, aceptando incluso que el planeta tierra quede destrozado y sin remedio para siempre.
No denuncio la perversión moral de los más ricos y sus colaboradores. Denuncio la perversión del sistema. Y denuncio, por tanto, a cuantos desean que este sistema funcione mejor. Porque eso equivale a desear que aumente la desigualdad, el sufrimiento y la devastación.
Por otra parte - y esto es lo más importante que quiero destacar aquí -, yo me pregunto si en este desastre tienen responsabilidad las religiones. La tienen, desde luego. Por la responsabilidad que tenemos, en este espantoso desastre, las personas que nos consideramos creyentes. Por nuestro silencio ante las autoridades civiles y ante las autoridades religiosas. Porque, con frecuencia, “legitimamos” al sistema colaborando con él. Porque utilizamos la religión, con sus rituales y ceremonias, para tranquilizar nuestras conciencias.
Y si a todo esto sumamos la conciencia de sumisión y subordinación, que entraña la experiencia religiosa, se comprende que las jerarquías dominantes, en cada religión, se vean legitimadas para vivir en la contradicción de tantos jerarcas que, en demasiados casos, viven exactamente al revés de lo que representan y predican.
La consecuencia, que se sigue de lo dicho, resulta cada día más preocupante. Las religiones han derivado hacia sistemas de poder que, en la situación actual, si quieren mantenerse tal como perviven ahora, no tienen más remedio que vivir integradas en la contradicción canalla del sistema dominante. Y esto seguirá siendo así, por más que las religiones prediquen lo contrario o publiquen documentos de protesta y denuncia. Mientras los creyentes no entremos en contradicción con este sistema devastador, inevitablemente nos haremos cómplices de sus consecuencias de destrucción y muerte.