06 octubre 2015

Cardenal Barbarin: "La Iglesia no puede rechazar a nadie por ser homosexual"

En su diócesis de Lyon cuenta con colaboradores homosexuales

Blázquez: "En el Sínodo no hay grupos que van por un lado o por otro"
El arzobispo de Lyon (Francia), cardenalPhilippe Barbarin, ha asegurado hoy que la doctrina de la Iglesia sobre los homosexuales "no es nueva" aunque "el papa la presenta de forma diferente" y consiste en que "la Iglesia no puede rechazar a nadie por ser homosexual".
Barbarin, primado de la Iglesia en Francia, ha ofrecido hoy una conferencia en Logroño, donde se encuentra para impartir una jornada de formación a los sacerdotes riojanos y ha aludido al sínodo que ha comenzado hoy, tras el que considera que el Papa "no dirá cosas nuevas, porque la palabra es eterna" pero "dirá las cosas de siempre de manera nueva".
En esta misma línea ha subrayado la importancia de "la libertad"· a la hora de afrontar la situación de los homosexuales en la Iglesia.
"Hay dos tipos de sacerdotes al recibir a los homosexuales, uno les dice que el reglamento de la Iglesia es una tontería y el otro solo se ciñe a él" y "mientras el primero mata a Dios, el segundo mata a las personas".
Por eso cree que lo que el papa propone y reafirmará tras el sínodo es "en primer lugar acoger a los hijos de Dios y servirles".
El cardenal de Lyon ha advertido del "problema que parece haber en la sociedad con la libertad" ya que "se considera todo se ciñe a reglamentos que hay que cumplir" y "eso no es cristiano".
"La Iglesia no puede rechazar a nadie, cada uno debe estar en su lugar, pero todos tienen su puesto", ha dicho, y ha afirmado que él mismo tiene en su diócesis colaboradores homosexuales y "les quiero y traen muchas cosas importantes en la comunidad", ha dicho Barbarin, que este mismo año criticó la regulación en Francia sobre el matrimonio homosexual.
Y ha subrayado que "si una persona es gay y busca a Cristo, quiénes somos nosotros para juzgarlo" y esa persona "va adelante de Dios como cada uno, para todos es igual y solo hay una palabra de Dios y un amor de Dios".


Por otro lado, y en declaraciones a la Cope, el cardenal de Valladolid y presidente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez, ha subrayado que "ha sido una mañana intensa y serena y hemos llevado el ritmo que llevaremos a lo largo de estas tres semanas. El Papa ha pedido tres actitudes a los padres sinodales, coraje apostólico, humildad evangélica, escuchar y al mismo tiempo una oración confiada. Tres actitudes para los padres sinodales y para sí mismo, no tener miedo a los problemas de nuestro tiempo y no temer a la sociedad contemporánea, nosotros también somos de hoy, no de ayer o antes de ayer, queremos prestar un servicio desde aquí a la Iglesia y también a la humanidad porque estamos tratando un tema que afecta a la sociedad entera, el matrimonio y la familia y todos estamos implicados como padres, como abuelos... y tenemos que tratarlo con mucho respeto".
"No hay nada de trincheras, en esas expresiones hay mucho de imaginativo. Cada uno tiene sus propias experiencias. El matrimonio y la familia son células vivas en la sociedad, el matrimonio une desde el amor y la fidelidad. Hay diferencias que son legítimas y no contradictorias y eso hay que entenderlo. Unas personas somos varones y nuestra personalización va en la línea de ser varones y otras personas son mujeres y van en la línea de madurar como mujeres. Todos somos iguales en la misma dignidad, todos hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios. Es muy bella la vida matrimonial y familiar y eso es algo que quiere destacar el Sínodo", apuntó Blázquez.
Publicar un comentario