06 febrero 2015

«Enciende una luz contra la trata»

El próximo domingo 8 de febrero –día de santa Josefina Bakhita, esclava sudanesa que una vez liberada y se hizo monja– se celebrará la Primera Jornada Internacional de Oración y Reflexión contra la trata de personas.
«Enciende una luz contra la trata» 

es el lema de esta jornada promovida por el Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantres e Itinerantes, por el Pontificio Consejo de Justicia y Paz; y por la Unión Internacional femenina y masculina de Superiores Generales (UISG y USG).

Para ese día, se invita a rezar en todas las parroquias, capillas y comunidades del mundo la siguiente oración:

¡Oh Dios! ayúdanos a contrarrestar con nuestra vida

toda forma de esclavitud.
Te pedimos junto a Santa Bakhita
para que la trata de personas termine.
Danos la sabiduría y la fuerza
para estar cerca de todos los que han sido heridos
en el cuerpo, en el corazón y en el espíritu,
para que juntos podamos realizar
tu promesa de vida y de amor tierno e infinito
por estos nuestros hermanos y hermanas explotados.
Toca el corazón de quien es responsable de este grave
crimen y apoya nuestro compromiso por la libertad,
tu regalo para todos tus hijos e hijas.
Amen
 
A continuación, a pedido de Mons. Carlos José Tissera, transcribo dos notas publicadas por la agencia Zenit.org en para comprender la instauración de esta jornada.

Agradezco la difusión que puedan hacer de esta jornada y de la oración para rezar ese día.

"ENCIENDE UNA LUZ CONTRA LA TRATA", UNA INVITACIÓN A NIVEL GLOBAL 
La Primera jornada de oración y reflexión contra la trata de personas fue presentada en la Sala de Prensa del Vaticano
Por H. Sergio Mora

CIUDAD DEL VATICANO, 03 de febrero de 2015 (Zenit.org) - La Primera Jornada Internacional de Oración y Reflexión contra la trata de personas, que se celebra el 8 de febrero, ha sido presentada este martes 3 de febrero en la Sala de Prensa de la Santa Sede.
"Enciende una luz contra la trata" es el lema de la jornada promovida por el Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantres e Itinerantes; por el Pontificio Consejo Justicia y Paz; y la Unión Internacional femenina y masculina de Superiores Generales (UISG y USG). La jornada coincide con la fiesta de santa Josefina Bakhita, la esclava sudanesa al ser liberada se hizo monja canosiana y fue canonizada por Juan Pablo II en el año 2000.
En esta primera jornada de oración y reflexión, las diócesis, parroquias, asociaciones, familias y todas las personas están invitadas a reflexionar y rezar para rechazar este crimen. También se celebrarán vigilias de oración en diferentes países, y tendrá su punto principal con la oración del Ángelus en la Plaza de San Pedro el 8 de febrero.
A la presentación han participado el cardenal Joao Braz de Aviz, prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica; el cardenal Antonio Maria Vegliò, presidente del Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes; el cardenal Peter Turkson, presidente del Pontificio Consejo Justicia y Paz. Además de la presidenta de la Unión Internacional de Superiores Generales Sor Carmen Sammut (MSOLA); y la coordinadora de Talitha Kum (la Red Internacional de la Vida Consagrada contra la trata de personas), sor Gabriella Bottani SMC; y las coordinadoras de la red europea de Talitha Kum, Sor Valeria Gandini SMC y Sor Imelda Poole IBVM.
El cardenal Turkson explicó que el Día Internacional contra la trata de personas es una movilización global de la conciencia y de la oración a nivel global.
"Millones de personas, niños, mujeres y hombres de todas las edades, se ven privados de libertad y obligados a vivir en condiciones similares a la esclavitud. Para aquellos que claman, generalmente en silencio por la liberación, santa Josefina Bakhita es un testigo ejemplar de la esperanza. Todos, tanto las víctimas como sus defensores, deberíamos inspirarnos en su vida y confiar nuestros esfuerzos a su intercesión", indicó el cardenal Turkson.
Y añadió que "el Santo Padre nos invita a todos a reconocer que estamos frente a un fenómeno global que excede la competencia de cualquier comunidad o país, y que para eliminarlo, necesitamos una movilización semejante en tamaño a la del propio fenómeno".
"Nuestra conciencia –concluyó el purpurado– debe ampliarse y extenderse a lo más profundo de este mal y hasta sus alcances más lejanos".
¿Qué se puede hacer contra la trata de personas? La coordinadora de Talitha Kum invitó a romper el silencio y la indiferencia sobre el tema y empeñarse a difundir informaciones sobre la trata y sus causas. O sea prevención, preparando a los operadores sociosanitarios calificados, y a los religiosos y laicos a través de cursos de formación.
Además indicó que es necesario realizar campañas de sensibilización en ocasión de los mega eventos y organizar proyectos varios en favor de los grupos vulnerables. Se vuelve también necesario denunciar las causas, los casos de trata y trabajar ante los Gobiernos para que legislen contra el tráfico de seres humanos.

= = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = =

PARA ENTENDER LA TRATA DE PERSONAS: MIRAR, ESCUCHAR Y ABRAZAR A LAS VÍCTIMAS
El 8 de febrero se celebra la Primera Jornada Internacional de Oración y Reflexión contra la trata de personas
Por Rocío Lancho García

CIUDAD DEL VATICANO, 03 de febrero de 2015 (Zenit.org) - Lucy fue obligada a abortar ocho veces, estaba aterrorizada porque veía sangre salir del grifo del agua. Osagje, enfermó porque el frío de la noche le había penetrado en los huesos y en todo el cuerpo, murió con 25 años. Edith, veía hombres malos entrar por la ventana y detrás de las puertas y gritaba pidiendo ayuda. Gala siempre decía: “nadie puede entender la vergüenza que se siente estando en la calle. Antes de salir hago la señal de la cruz y cuando vuelvo otra vez, y doy gracias a Dios por volver a casa viva”. Son mujeres jóvenes, madres de familias, menores de edad y todas piden ayuda, acogida, un trabajo digno. Piden comprensión y oración.
Estos son algunos de los testimonios que ha compartido sor Valeria Gandini, misionera comboniana, que vive desde hace varios años en Sicilia. Esta religiosa forma parte de un grupo de la calle que busca acercarse a las mujeres víctimas de la trata por la explotación de la prostitución y conoce de cerca el drama de la inmigración y de distintas formas de trata que se aprovechan de esta situación con fines de lucro.
El 8 de febrero –día de santa Josefina Bakhita, esclava sudanesa que una vez liberada se hizo monja– se celebra la Primera Jornada Internacional de Oración y Reflexión contra la trata de personas. El tema de esta Jornada es "Enciende una luz contra la trata".
Para presentar este evento, han estado esta mañana en la sala de prensa del Vaticano los cardenales Joao Braz de Aviz, prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica; Antonio Maria Vegliò, presidente del Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes y Peter Turkson, presidente del Pontificio Consejo Justicia y Paz. También han participado sor Carmen Sammut, MSOLA, presidenta de la Unión Internacional de Superiores Generales y sor Gabriella Bottani SMC, Coordinadora de Talitha Kum (la Red Internacional de la Vida Consagrada contra la trata de personas), sor Valeria Gandini SMC y sor Imelda Poole IBVM, coordinadora de la red europea de Talitha Kum.
Durante la presentación de esta Jornada, sor Valeria Gandini ha explicado que para entender qué significa trata de seres humanos en necesario encontrarse con las víctimas, escucharlas, mirarlas a los ojos, abrazarlas. “Hablar con la mujer que ha sufrido la violencia, que le han quitado su libertad, que está continuamente controlada por sus ‘dueños’, violada, amenazada, comprada y vendida, y obligada al silencio… y compartir con ellas los sentimientos, las emociones, los miedos, es algo indescriptible… es tocar con la mano el fenómeno de la trata”.
Por su parte, sor Imelda ha añadido que las religiosas no son las únicas que se dedican a este trabajo, “es un compromiso que compartimos no solo dentro de la Iglesia, sino también con otras organizaciones laicas y de otras confesiones religiosas”, ha precisado.
Asimismo, ha señalado que esta Jornada es un inicio, son los primeros pasos de un camino. Y ha añadido que “seguramente la figura del Papa, que ha hablado de este compromiso contra la trata, nos está ayudando”.
A propósito de la trata de personas, se ha explicado que existe ignorancia y miedo. Miedo de acercarse a las víctimas e ignorancia sobre lo que está sucediendo.
Además, sor Valeria ha hablado de la responsabilidad de los clientes porque son ellos “los que pagan por el sexo, pero el dinero pasa a la organización criminal que está detrás”. Son abuelos, jóvenes, adolescentes, “hay de todo y nosotras lo vemos”, ha indicado. Asimismo, ha añadido que “un hombre que necesita comprar sexo no es verdadero hombre”. Aunque, ha reconocido la religiosa, “también ellos son esclavos, del sexo, y no se dan cuenta que se convierten en los primeros explotadores”. El problema en muchas ocasiones es que las propias mujeres no denuncian, porque tienen miedo de las consecuencias y piensan “mejor que muera yo a que muera mi familia”.
Por su parte, el cardenal Veglio ha recordado que también hay trata de niños, de jóvenes en las guerras, existe el tráfico de órganos… Y eso es algo que no debemos olvidar.
Publicar un comentario