14 octubre 2014

El Vaticano pidió no excluir a los gays y generó un debate global

Hay críticas y adhesiones al documento de la Santa Sede sobre parejas homosexuales y matrimonios de hecho, publicado por el sínodo de obispos.Quiénes están a favor y quienes, en contra.

Algunos obispos del Sínodo sobre la Familia piden "prudencia" para que no se dé la impresión de que la Iglesia católica "ve de manera positiva la orientación homosexual" y las convivencias, según explicó este martes la oficina de prensa del Vaticano.

Tras la publicación de este lunes de la Relatio post disceptationem, el documento resumen detodas las intervenciones de los obispos y otros participantes en el sínodo de la pasada semana, algunos obispos de posiciones más conservadoras han hecho oír su voz.

La oficina de prensa del Vaticano publicó el resumen de algunas intervenciones que se escucharon el lunes tras la divulgación de este documento, con lo que no todos se mostraban conformescon las aperturas expresadas en él.

Aunque expresando la necesidad de una justa acogida, "se ha evidenciado la justa prudenciapara que no cree la impresión de una evaluación positiva de tal orientación (homosexual) por parte de la Iglesia, y lo mismo se ha deseado respecto a la convivencia", precisó la Santa Sede.

Respecto al acceso a los sacramentos para los divorciados, también algunos obispos argumentaron -según el Vaticano- que "es difícil acoger las excepciones sin que esto se convierta en una regla común".

Y durante el debate, algunos obispos pidieron que el sínodo destaque con más fuerza y claridad "que el matrimonio indisoluble, feliz y fiel para siempre es bello" y "se evite centrarse, principalmente, en las situaciones familiares imperfectas", según la nota del Vaticano.
Grupos de derechos de los homosexuales destacaron este documento, al que calificaron como un cambio drástico en el tono de la institución sobre aceptación de los homosexuales.
Según consigna BBC Mundo, la asociación católica Quest, con base en Londres, calificó al documento como un "avance", y el grupo católico estadounidense, New Ways Ministry, defensor de los derechos de los gays, lo definió como un "gran paso hacia adelante".
A pesar de las críticas de los más conservadores, algunos obispos continúan expresando la necesidad de una Iglesia comprensiva hacia los nuevos tipos de familia y el arzobispo de Viena, el cardenal Chistoph Schönborn, no sólo expresó la necesidad de apoyar a los divorciados,sino que explicó que conoció a una pareja homosexual "que era ejemplar".

En una entrevista publicada en el diario Corriere della Sera, el cardenal austríaco explicó: "En Viena conocí a dos hombres de tendencia homosexual que convivían desde hace tiempo y firmaron un pacto civil. Vi cómo uno ayudaba al otro cuando uno de ellos cayó enfermo. Fue algo maravilloso, humana y cristianamente, ver cómo uno se ocupaba del otro y estaba siempre a su lado".
Publicar un comentario