20 diciembre 2011

"Mi agradecimiento, mis disculpas y un pedido"

El pasado jueves 8 de diciembre, día de la Inmaculada Concepción, la Diócesis de Quilmes celebró su fiesta patronal. En esta misma celebración, Mons. Luis Stöckler hizo su despedida como Obispo de Quilmes. 

A las 19, un centenar de fieles esperó en la puerta de la Catedral la salida de la imagen de la Inmaculada Concepción. Allí, encabezada por diáconos, sacerdotes y el obispo, un innumerable grupos de personas participó de la procesión por las calles del centro de Quilmes. Al regreso, la imagen de la Virgen ingresó a la Catedral, templo don se congregó la feligresía para vivir la Misa de Acción de Gracias por los nueve años de ministerio pastoral episcopal de Mons. Stöckler.

En la homilía, el obispo agradeció, pidió discuplas e hizo un pedido: "estamos a nueve días del momento en que el nuevo obispo, Mons. Carlos José Tissera, asumirá la conducción de la diócesis de Quilmes. Pido que se pongan a disposición de su pastoreo y que sean ingeniosos en la misión que el Señor espera de su Iglesia hoy. El segundo pedido tiene que ver conmigo, como Obispo Emérito de Quilmes. Pido su oración para que en esta etapa del desprendimiento pueda ser un testigo fiel y alegre del Señor que viene a nuestro encuentro. Ustedes estarán en mi oración todos los días. Que la Inmaculada Madre de nuestro Señor nos cubra con su manto." 

Luego, antes de la bendición final, al pastor evangélico Arturo Blatesky de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata despidió a Mons. Stöckler destacando su figura de pastor comprometido con los Derecho Humanos, un compromiso que heredó de su predecesor, Mons. Jorge Novak. 

Acto seguido, el Pbro. Armando Dessy, Canciller de la Diócesis de Quilmes, pronunció unas palabras de agradecimiento resaltando cada una de las acciones que el obispo fue llevando adelante en la Diócesis de Quilmes en sus nueve años de ministerio: "¡Gracias Padre Obispo Luis por todo! ¡Hasta por enseñarnos, en estos últimos meses, a desprendernos y despedirnos! ¡Que María Inmaculada, nuestra patrona, lo acompañe siempre ya que, aunque emérito, será Obispo de Quilmes para siempre!". 

Culminada la celebración, Mons. Stöckler saludó a cientos de fieles que se acercaron al atrio para despedirlo.
Publicar un comentario