22 septiembre 2010

La profesora Oría de Chouhy recibe la distinción Divino Maestro 2010

El próximo viernes 24 de el Consejo Superior de Educación Católica (CONSUDEC) realizará la entrega de las distinciones “Divino Maestro 2010”. Entre las personas homenajedas con este premio se encuentra Margarita Oría de Chouhy, profesora del Instituto Perpetuo Socorro del Obispado de Quilmes.

Esta docente de 88 años de edad es Profesora Nacional en Ciencias, con estudios cursados en el Doctorado en Química en la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad de Buenos Aires. Con 4 hijos, 17 nietos y una bisnieta, sigue enseñando en el Profesorado de Matemática del Instituto Espíritu Santo de Quilmes.

Desde 1942 hace lo que más le gusta en la vida: enseñar matemática. O según sus palabras, “despertar a los chicos, abrirles un nuevo panorama”. Amante de la música clásica –toma clases una vez por semana– y de la literatura –lee y habla en francés, inglés, alemán y sueco–, trabajó durante más de 30 años en la enseñanza pública.

Para enseñar el teorema de Thales les hace escuchar a los alumnos el enunciado cantado por Les Luthiers. Las primeras guías en un curso de trabajo comienzan siempre con un soneto de Lope de Vega. Y, a su lado, un simple papel en blanco puede convertirse en una tabla a dos entradas para aprender a calcular.

Es difícil que Margarita deje de hablar de matemática. Todo en la vida, sostiene, está relacionado con esta ciencia. “¡La matemática está en el arte, en la naturaleza, en la música!”, afirma entusiasta. Viene trabajando en la Olimpíada Nacional de Matemática desde sus inicios en 1967. En la actualidad tiene a su cargo esa Olimpíada y la de Literatura. “La Olimpíada, de participación voluntaria, estimula entre los jóvenes la actividad matemática y desarrolla la capacidad para resolver problemas. La propuesta consiste en apoyar la matemática en la educación, capacitar a los alumnos que manifiestan aptitudes relevantes y promover el intercambio de experiencias entre profesores e investigadores proporcionando igualdad de oportunidades e integración social”.

Entre sus muchos tantos logros, vale la pena resaltar que viajó durante 3 años a La Rioja para trabajar con maestros y profesores en el plan MEIER, que fue declarado modelo por la UNESCO.

La Diócesis de Quilmes siente una gran satisfacción por esta decisión del CONSUDEC, ya que la profesora Oría de Chouhy es un ejemplo de entrega y vocación.
Publicar un comentario