07 septiembre 2010

Jóvenes discípulos y misioneros


Entre el 5 y el 12 de septiembre se llevará a cabo en Los Teques (Venezuela) el III Congreso Latinoamericano de Jóvenes que reunirá a cerca de 800 jóvenes y asesores de las pastorales de Juventud de los distintos países de América latina.


Con el lema «Caminemos con Jesús para dar vida a nuestros pueblos», este congreso se enmarca en un proceso de revitalización de la Pastoral de Juventud Latinoamericana y tendrá por objetivo: “Revitalizar el camino de la Pastoral Juvenil desde la vida de los jóvenes, a partir del encuentro personal y comunitario con Jesucristo y su proyecto, para asumir el discipulado misionero como un estilo de vida, en la transformación de nuestros pueblos”.

En dicho encuentro, la República Argentina estará representada por 35 jóvenes. Esta delegación estará encabezada por Mercedes Baxzos y Darío Rizzuto, coordinadores de la Comisión Nacional de Pastoral de Juventud; Andrea Imbroglia (secretaria), y los obispos Raúl Martín, auxiliar de Buenos Aires, y Daniel Fernández, auxiliar de Paraná (delegados).


Los primeros encuentros


A partir de los distintos pasos dados por el Consejo Episcopal Latinoamericano para la organización continental desde la década del 70, y por la creciente presencia de los jóvenes y de la Pastoral Juvenil en la vida de las comunidades parroquiales y diocesanas, se consideró que algún encuentro latinoamericano iba a ser provechoso para el crecimiento, maduración y consolidación de este proceso de apertura a las nuevas generaciones.


Así, entre el 28 de diciembre de 1991 y el 5 de enero de 1992 se llevó adelante el primer Congreso Latinoamericano de Jóvenes en Cochabamba (Bolivia). Allí se propuso “incrementar un mayor compromiso y testimonio de la juventud latinoamericana en la construcción de una nueva civilización en el Continente” y concluyó con la aprobación de diez “Conclusiones finales”, una “Carta abierta a los jóvenes de América Latina”, un “Aporte a la IV Conferencia General del Episcopado”, y tres mociones tituladas “Luchamos por la Vida”, “Contra el exterminio de niños y adolescentes en el Continente” y “Por una reforma urbana y agraria urgente”.


El segundo Congreso se realizó en Punta de Tralca (Chile) de 3 al 11 de octubre de 1998. Este fue un espacio para intercambiar a partir de la propuesta de “Civilización del amor, tarea y esperanza” sobre los siguientes ejes temáticos para luego trabajar en cada uno de los países: Pastoral Juvenil Orgánica, Pastoral Juvenil en medios específicos, protagonismo juvenil, análisis y conciencia crítica de la realidad, realidad y cultura juvenil, espiritualidad y misión, medios de comunicación, familia, autogestión económica de proyectos sociales y solidarios y formación integral.
Publicar un comentario