18 diciembre 2009

Pesebre navideño

Portal de Belén ¿Sabías el origen de la tradición de montar el pesebre  navideño o belén?
 La costumbre de representar el nacimiento de Jesús llegó a    españa en el siglo XVIII cuando el Rey Carlos III hizo traer  esta  tradición desde Nápoles. Un siglo después, los belenes  habían arraigado con fuerza en toda la península.
 Esta representación que suele hacerse en las iglesias y en las  casas durante el tiempo navideño debe sus origen a las   representaciones litúrgicas del misterio navideño y a la primera  escenificación que hizo San Francisco de Asís en Greccio en  1223.
Tras asistir a la celebración de la Navidad en la ciudad de Belén, quedó tan impresionado que, a su regreso a Italia, pidió un permiso al Papa Honorio III para reproducir en vivo el nacimiento de Jesús en una cueva próxima a su pueblo natal, con una imagen en piedra del niño, un buey y un asno y un reducido grupo de aldeanos.
En aquella cueva, San Francisco de Asís celebró la Misa del Gallo de la Nochebuena de aquel año y se dice que durante el oficio la figura del niño Jesús cobró vida, lo que contribuyó a difundir la costumbre.
Hacia finales del siglo XV, los actores que protagonizaban la natividad comenzaron a ser sustituidos por figuras de barro y durante el siglo XVI, los frailes franciscanos llevaron la costumbre a América, volviéndose una actividad obligada durante la navidad en las comunidades cristianas.
A partir de ese momento la iglesia católica promovió en los templos, hogares y sitios públicos, las representaciones del nacimiento del niño Jesús, a fin de que creciera el interés por las fiestas navideñas como una exaltación a Cristo, lo que se consigue gracias a la labor de los franciscanos, de los dominicos y de los jesuitas.
Publicar un comentario