11 octubre 2014

El camino (The Way)

Dirección de Emilio Estevez
Clasificada PG-13
(Mayores de 13 años y menores acompañados de los padres)
Duración: 115 minutos
Protagonistas: Emilio Estevez, Martin Sheen y Deborah Kara Unger


Poster de The Way
Esta historia de un padre y su hijo, The Way (El camino) funciona en gran medida porque la protagoniza Martin Sheen, padre en la vida real del escritor y director de la película, Emilio Estevez. Es también la historia de un trayecto que produce una transformación espiritual y personal, y ese es territorio que Sheen —sobreviviente de tanto la adicción como de una enfermedad cardíaca, padre de hijo descarriado y católico devoto— conoce muy bien. Sheen hace que la película funcione, pero no lo pudiera haber logrado sin su hijo.

The Way comienza con Tom (Sheen), oftalmólogo viudo que llena sus días de trabajo y golf. Discute con su único hijo, Daniel (Estevez), quien ha decidido, casi a los 40 años, que no va a terminar su tesis doctoral, sino irse a conocer el mundo. "No se escoge una vida", le dice el hijo al padre, "se vive".
Tom está jugando golf cuando recibe una llamada en su teléfono celular de un policía de la ciudad fronteriza de St. Jean Pied de Port en el sur de Francia. Este le informa que Daniel murió en una tormenta en los Pirineos cuando recorría el Camino de Santiago. Todos los años, miles de peregrinos de todo el mundo caminan 500 millas desde Francia, cruzando el norte de España hasta llegar a la ciudad de Santiago de Compostela, donde se encuentra la tumba del apóstol Santiago en la catedral principal. Los peregrinos andan juntos pero —motivados por objetivos infinitamente distintos— cada uno realiza su trayecto interior solo.
Tom viaja a St. Jean Pied de Port a recoger los restos de su hijo y siente el impulso de terminar la odisea que Daniel acababa de comenzar. En el Camino de Santiago, se topa con un trío de peregrinos —Sarah, iracunda divorciada canadiense (Deborah Kara Unger); Jack, frustrado escritor irlandés (James Nesbitt) y Joost, comiquísimo gastrónomo holandés (Yorick van Wageningen)— y llega a conocerse por medio de ellos.
The Way no es de ningún modo una película perfecta. A veces, el diálogo suena forzado y los personajes —especialmente Jack, caricatura de Don Quijote— son exagerados. Algunas de las tramas secundarias son torpes. Por ejemplo, Sarah hace el peregrinaje en parte para aliviar la culpa que siente por haber abortado; en la vida real, Martin Sheen se opone al aborto. Se sabe que Sheen a veces reparte rosarios, como hace un sacerdote que Tom encuentra en el Camino.
http://cdn.aarp.net/content/dam/aarp/entertainment/movies-for-grownups/2011-09/420-the-way-sheen-nesbit-unger-van-wageningen-esp.imgcache.rev1318602689556.web.jpgPero tras esta heterogénea tropa de peregrinos hay una aventura cómica y enternecedora. El paisaje gallego lo dejará sin habla. Y el mensaje subyacente de The Way —que nunca es demasiado tarde para cambiar— lo inspirará. Al volver del cine, fui directamente a mi computadora a explorar las posibilidades de un día emprender yo el Camino de Santiago.

les comparto el link de la pelicula:
El Camino
Publicar un comentario