07 octubre 2014

“Como Jesús, detenéte, acercáte, date”

Quilmes, 1 de octubre de 2014

A las/os voluntarias/os de Cáritas, miembros de las distintas Pastorales, Comunidades, Sacerdotes, Religiosas/os, Vírgenes Consagradas, Movimientos y Asociaciones Laicas, a la Sociedad toda:

Ref.: Campaña Solidaria por el Día nacional del Enfermo
“Como Jesús, detenéte, acercáte, date” (Lema de la Comisión Episcopal de la Salud).

En nuestra Diócesis funcionan 13 Bancos Solidarios de Medicamentos, entre parroquiales y zonales, ubicados tres en Berazategui, seis en Florencio Varela y cuatro en Quilmes. Se abastecen de donaciones y con mucho esfuerzo y de distintas maneras procuran generar fondos para poder comprar algunos medicamentos que no se obtienen por donación.  


Por esto desde Cáritas Diocesana desde hace varios años venimos desarrollando esta Campaña de Solidaridad, en el marco del Día Nacional del Enfermo que este año es el domingo 9 de noviembre, con el objetivo de contribuir con estos lugares de atención a hermanos nuestros en situación de pobreza, sin trabajo estable ni obra social, pensionados y jubilados de escasos recursos, que llegan casi como última alternativa luego de haber deambulado por distintas dependencias públicas. Proponemos animar y concientizar en todos los ámbitos que podamos la donación de medicamentos, la compra del bono contribución de solo 10 pesos (que se comienzan a distribuir en las reuniones zonales o en Cáritas Diocesana) y la donación de elementos ortopédicos y de curación que no estén usando en las familias. 

Como hacemos siempre, lo recaudado por la venta del bono se destina en su totalidad a la compra de medicamentos. De esta manera buscamos contribuir a concretar lo que el Papa Francisco nos pide “…. los cristianos estamos llamados a cuidar a los más frágiles de la tierra…” (EG Nº 209). Como no reconocer la mayor fragilidad que hay en ser pobre y además padecer una enfermedad, o ser anciano y no contar ni con apoyo familiar ni con recursos económicos para vivir. 
No contar con Obra Social y tener que realizar infinidad de trámites, esperar largo tiempo para un turno o un estudio médico. Y tampoco las obras sociales garantizan la mejor atención. Celebramos que gracias a medidas del Estado nacional más personas pueden acceder a una jubilación, pero por otro lado nos preocupa que por ejemplo, en la ciudad de Florencio Varela, no hay ya una sola clínica con internación que atienda a los afiliados del PAMI y deban viajar a otros distritos con lo complicado que esto resulta para los que tienen movilidad reducida. La salud integral es un derecho fundamental de la persona. Si se la mercantiliza y se la toma como un negocio, la deshumanización de los servicios de salud irá creciendo. Además, las familias de los nuevos asentamientos de nuestra Diócesis necesitan que los sistemas de salud pública tengan los recursos humanos y materiales para su adecuada atención y promoción de la salud, superando los factores que atentan contra una vida digna.

Por otro lado, queremos saludar y alentar a todos los servidores que acompañan a personas en situación de enfermedad y dolor, con la visita, la escucha, la Palabra y la Eucaristía, la contención y la búsqueda de respuestas que mejoren su situación, ellos se detienen, se acercan y se dan, inspirados en Jesús. Saludamos también a todos los trabajadores de la salud que con su accionar y compromiso contribuyen a mejorar la calidad de vida de tantas personas en situación de vulnerabilidad social y sanitaria, a pesar de que muchas veces trabajan en condiciones laborales injustas y sin los recursos adecuados.


Nuestro querido Padre Obispo Jorge Novak fue el primer presidente de la Comisión Episcopal para la Pastoral de la Salud y el primer lema para el Día Nacional del Enfermo en 1993 que se estableció el segundo domingo de noviembre fue “Estuve enfermo y me visitaron” (Mt. 25, 36), y Novak con su ejemplo de vida ilumina el camino a seguir, siendo promotores de vida plena con Jesús como centro, trabajando de manera entusiasta para que la vida se abra paso a pesar de que se sigan produciendo y acumulando armas, y el narcotráfico continúe con sus propósitos destructores.


Por todo lo expresado invitamos a todos, de la forma que puedan, en cada comunidad o pastoral, a sumarse a esta campaña solidaria, que es una acción signo para la sociedad.
Que María, Madre que siempre nos acompaña aún en los momentos de profundo dolor, los bendiga abundantemente y reciban un fraternal y tierno abrazo especialmente aquellos que atraviesan situaciones de enfermedad.
 

Comisión Diocesana de Cáritas Quilmes
Claudio Spicola
Director
Av. Calchaquí 1371, Quilmes Oeste
(011) 4280-4661 / 4200-7684

caritasquilmes@yahoo.com.ar
Publicar un comentario