25 mayo 2014

“Acompañamiento y opción por los jóvenes de nuestros Barrios"

SOLANO 2014
“ACOMPAÑAMIENTO Y OPCIÓN POR LOS JÓVENES DE NUESTROS BARRIOS”
DECANATO QUILMES OESTE II

Los cristianos y cristianas de la Iglesia de Quilmes que caminan en el decanato de Quilmes Oeste II, creemos que una sociedad que aísla a sus jóvenes pierde su alegría y su espíritu de lucha y –como iglesia- queremos ayudarlos a comprometerse con la vida.
Reunidos y reunidas en el Encuentro Interparroquial en la Parroquia San Francisco Solano, decimos:
Los y las jóvenes son solidarios y solidarias
Se sienten excluidos pero aceptan con alegría cuando nos acercamos a ellos y ellas.
Viven situaciones de adultos y están muchas veces expuestos a las enfermedades de trasmisión sexual y la violencia.
Buscan estar en grupo y tener lugares de pertenencia.
Vemos una gran contradicción en el mercado laboral que les exige experiencia y no les da oportunidades.
Cuando viven en barrios pobres son “etiquetados” como “negros cabeza” y los jóvenes van internalizando ese mensaje que los excluye aún más.
Vemos que son muchos los jóvenes, hay mucho movimiento juvenil, son muy activos.
Hay una diferencia de clases sociales en los jóvenes de los barrios. Hay diferencias culturales, sociales y económicas entre los jóvenes, lo que hace que no tengan las mismas ideas y pensamientos.
Muchos chicos de 8 a 10 años o adolescentes se escapan de las escuelas para consumir alcohol y droga… los padres no pueden dar contención y no los controlan
Son muy individualistas y se imponen las modas del consumo. La tecnología cada vez los aleja más de las relaciones sociales y la familia. No todos toman la tecnología como algo favorable, sino que aparecen fenómenos como el bullyng. La tecnología no siempre va de la mano de los valores. “Valgo por lo que tengo y no tanto por lo que soy”
Hay prejuicio sobre los “chicos de la esquina”, cuando en realidad no todo es malo… algunos van para estar entre ellos y en un contexto de libertad. No son hostiles si nos acercamos bien: Nos reciben como nos acercamos.
Hay muchos jóvenes con responsabilidades de grandes: niñas cuidando de sus hermanitos y otras situaciones parecidas.
Pensamos que los distintos ámbitos sociales y eclesiales son importantes en la vida de los jóvenes:
La acción política de articular la iglesia con las escuelas crea más espacios de contención y de mejor calidad.
La situación precaria de los edificios escolares a los que concurren los jóvenes no “invita” a asistir. El estado deplorable de baños, salones, patios es expulsivo.
Las instituciones en los barrios tienen dificultades de “adaptación” para ser abiertas a las necesidades y los tiempos de los jóvenes.
Nosotros y nosotras creemos que el Reino es el “lugar en que estamos”, se construye en cada momento y lugar.
Por eso queremos partir de los grupos que tenemos haciendo una RED DE JÓVENES que puedan conocerse y desde su lugar puedan prestar ayuda a otros lugares (parroquias y demás).
En la liturgia vemos cosas positivas y queremos trabajar desde el que recibe, la homilía adaptada a la situación de los oyentes para que los jóvenes puedan descubrir la riqueza de la liturgia.
Queremos hacer comunidades de jóvenes evangelizadoras (no terminar siendo una ONG), evangelizar en comedores y todos los emprendimientos sociales de la iglesia.
Nos proponemos escuchar, entender y desde ahí acercarnos a los jóvenes. Hacer propuestas sencillas y concretas para llevar la alegría a los jóvenes.
Continuar en el Decanato con el ámbito de Jóvenes.
Deseamos ayudar a tomar conciencia a los jóvenes de que las situaciones difíciles son pasajeras y que no están condicionados a “repetir la historia”.
Proponemos en las escuelas volcar la formación pastoral adquirida para acompañar a los jóvenes adictos.
Y además trabajar en red con las instituciones barriales que se encuestaron. Incluso articular con las escuelas para abrir los edificios los fines de semana y proponer actividades que haga la parroquia usando esos lugares.
Y abrir también nuestras propias comunidades creando espacios de contención: talleres y grupos parroquiales. 

  San Francisco Solano, 17 de mayo de 201
Publicar un comentario