17 marzo 2014

QUE SE ABRAN LOS ARCHIVOS DEL VATICANO PARA QUE SE SEPA LA VERDAD Y ACTUE LA JUSTICIA

Carta Abierta al Papa Francisco

por Martin Almada

Premio Nobel Alternativo de la Paz 2002
Víctima de la Operación Cóndor. Descubridor de los archivos militares-policiales (22/12/1992), actualmente Centro de Documentación y Archivo para la Defensa de los DDHH de la Corte Suprema de Justicia de Paraguay, declarados Memoria del Mundo (UNESCO – 2009).

Asunción del Paraguay, 27 de Enero de 2014

Me dirijo a su Santidad para solicitar su valiosa contribución a favor del Derecho a la Verdad y la Justicia para las víctimas del Terrorismo de Estado de los países de América Latina, en las décadas de los 70 y 80, consistente en la APERTURA DE LOS ARCHIVOS DEL VATICANO y la desclasificación de los documentos referidos a Paraguay, Argentina, Chile, Bolivia, Brasil y Uruguay.

Fundamento este pedido en la lenta acción de la Justicia en Paraguay, que ha logrado en 25 años de democracia y con una nueva Constitución Nacional, unas pocas sentencias sobre crímenes de lesa humanidad producidos durante el periodo 1954-1989 de la dictadura encabezada por Alfredo Stroessner.

UNA EXPLOSION DE LA MEMORIA

Igualmente por la existencia de uno de los mayores archivos de fuerzas militares y policiales de la región, descubiertos el 22 de diciembre de 1992 (Causa: Habeas Data Martín Almada) y actualmente categorizados por la UNESCO como MEMORIA DEL MUNDO, Año 2009, que se encuentra a disposición de jueces y público, en el Palacio de Tribunales de Asunción. Cabe destacar que en ese acervo documental se encontró el Acta de Nacimiento de la Operación Cóndor.

Asimismo, en el Informe Final de la Comisión de Verdad y Justicia, creada a instancias de la ciudadanía, mediante la Ley 2.225, presidida por el Monseñor Mario Melanio Medina, entregado al Estado Nacional y a la sociedad civil los días 28 y 29 de agosto de 2008. Este Informe concluye con la confirmación del testimonio de miles de víctimas sobre la existencia de las más graves violaciones a los Derechos Humanos cometidas en la dictadura stronista y en aplicación de la llamada Operación Cóndor. Como se sabe, una alianza criminal entre las dictaduras de los países del Cono Sur.

Como antecedente inmediatollevamos a su conocimiento que, debido a la manifiesta falta de voluntad política, un grupo de víctimas representantes de diversos sectores de la sociedad paraguaya afectada en la época hemos iniciado, en agosto pasado, una querella penal contra los responsables de crímenes de lesa humanidad cometidos por la dictadura stronista en los tribunales de Argentina, basados en el principio de la Jurisdicción Universal para los crímenes de esta naturaleza, sostenida por la legislación internacional, principalmente de la Organización de las Naciones Unidas. El Juez de la causa ya remitió a las autoridades paraguayas el EXHORTO correspondiente.

PARAGUAY. SIGUE AL MARGEN DE LA LEY

Debido a la significación de estas acciones y al contexto político actual de Paraguay que mediante las elecciones nacionales de 2013, ha posibilitado el regreso del Partido Colorado y con ello ha comenzado a dar indicios de políticas de flexibilidad y tolerancia hacia los nostálgicos de la dictadura.

Como será de su conocimiento, la Iglesia Paraguaya, fiel a la Conferencia de Medellín y el Concilio Vaticano II, bajo la conducción de Monseñor Ismael Rolón, caracterizó toda esa etapa por el alto compromiso con las directrices emanadas de ambos históricos eventos y la consecuencia fue la detención, tortura y exilio.

QUE LA IGLESIA SE ABRA A LA SOCIEDAD

Tenemos entendido que numerosos documentos de denuncia e informaciones habrán sido enviados, desde distintas personas, hacia las autoridades vaticanas, informaciones y solicitudes sobre la trágica situación de nuestros países por aquellos años de TERRORISMO DE ESTADO, así como del centenar de ciudadanas/os paraguayas/os detenidos desaparecidos en la Argentina.

CON 85 KILOMETROS DE ANAQUELES

Es de público conocimiento que los ARCHIVOS DEL VATICANO reflejan la vida de la Iglesia y el acontecer del mundo de los últimos XXI siglos, convirtiéndose en una de las fuentes de conocimiento más vastas de nuestros días, de indudable utilidad para reclamar justicia. También, esta apertura posibilitará a la consulta de los investigadores sociales; por todo ello, sugiero que la UNESCO lo declare MEMORIA DEL MUNDO.

Para finalizar, pongo de manifiesto dos hechos de alta significación para la historia de las luchas por los DDHH en Paraguay. La primera de ellas, la situación conocida de su amparo al Padre José Luis Caravias, histórico gestor de las Ligas Agrarias Cristianas en los momentos de la más dura represión stronista. La segunda, el honroso comentario que realizó sobre la Dra. Esther Ballestrino de Careaga como formadora de actitudes morales y por su capacidad de lucha por los Valores de Justicia y Libertad. Esta acción ha sido muy apreciada en la opinión pública paraguaya, ya que se trata de figura señera en el camino que ella supo transitar con excelencia, el de la solidaridad y la defensa de los Derechos Humanos.

Santo Padre, me despido en la convicción que “No hay nada encubierto que no llegue a revelarse, ni nada escondido que no llegue a descubrirse” (Mateo, 27).

Quedo atento a su respuesta y lo saludo con mi mayor respeto.
Publicar un comentario