11 septiembre 2012

Una plaga de Amor

 

“Sólo la llegada de una gran plaga, de una gran oleada de amor, puede salvarnos.”

Evidentemente, la sociedad cambiaría a mejor, se convertiría en un cielo sobre la tierra, si nos llegara una gran oleada de amor que inundara e invadiera corazones, mentes y almas.
Porque cualquier trabajo, profesión o condición, sin amor, puede convertirse en un mero acto mecánico, sin corazón ni alma.
Porque el trato con los débiles, sin amor, nos puede hacer duros, inflexibles, tiranos.
Porque el saber, el poder, la riqueza, sin amor, pueden llegar a ser opresión, despotismo, hambre para los demás.
Porque amar es darse, es servir, es hacer vivir en calidad la vida.
Porque quien ama se transforma por dentro y por fuera, y asimismo transforma todo cuanto toca.
Tengamos presentes que en la vida todo pasa. Las cosas de la tierra, en la tierra quedarán. Nadie se va a llevar nada. Sólo el amor bondadoso, el bien realizado, las buenas obras, permanecerán y los nombres de los protagonistas serán inscritos en el libro de la vida y sobrevivirán a la muerte.

¡Ama y haz lo que quieras! (San Agustín)
                Si callas, calla con amor.
                Si gritas, grita con amor.
                Si corriges, corrige con amor.
                Si perdonas, perdona con amor.
                Que el amor sea la raíz interior de tus obras.
Publicar un comentario