30 julio 2012

Bienaventurados ...



Bienaventurados los que tienen arrugada la camisa por abrazar a un hermano.

Bienaventurados los que no temen ensuciarse por saludar a otro con las manos sucias.

Bienaventurados aquellos a quienes no les importa embarrar sus zapatos por acompañar a alguien en su camino.

Bienaventurados los que no se fijan en las marcas que quedan en su semblante, por llorar con el prójimo su dolor.

Bienaventurados aquellos que hacen oidos sordos de las críticas por la apariencia exterior, mientras su corazón reluce.


Señor, no permitas que ande por la vida tan planchado" y pulcro si ello significa que esté menos cerca de quien me necesita.
Amén
Publicar un comentario