26 abril 2012

Santa Cuaresma

No tenemos que caer en el error de pensar que, puesto que no podemos librarnos de este o aquel defecto, Dios ya no puede acogernos. No tenemos que pensar que hemos de estar previamente"limpios" para acercarnos a Él. Es precisamente porque no podemos por nosotros mismos y porque no estamos limpios por lo que nos lanzamos en los brazos de Dios.

un monje
Publicar un comentario