27 marzo 2012

Vicaría de Solidaridad: “1976 – A 36 años del Golpe cívico-militar – 2012”

Vicaría de Solidaridad de la Diócesis de Quilmes
1976 A 36 años del Golpe cívico-militar – 2012

AL ANDAR SE HACE CAMINO…
SOMOS UN PUEBLO QUE CAMINA…



“... Qué iba a sospechar yo que tuviera que suceder a ese verdadero profeta, aquel día 
en que los alumnos de la Facultad de Teología de Devoto lo aplaudimos y saludamos 
en los pasillos cuando (Jorge Novak) fue designado primer obispo de Quilmes. Eran 
días oscuros y tristes para el país. Estábamos desconsolados por los asesinatos y 
desaparición de compañeros nuestros y de insignes pastores. Su nombramiento fue 
una luz de esperanza” (Palabras del P. Obispo Carlos José Tissera al asumir el pasado
17 de diciembre de 2011 como nuevo pastor de la Diócesis , al referirse al
P. Obispo Jorge Novak.)

A 36 años del golpe “cívico-militar” que enlutó durante oscuros siete años la vida de nuestra
patria y luego que sus consecuencias socio-económicas fueran consolidadas en la década
del ´90, con el proyecto neoliberal que ahogó la vida de América Latina, queremos expresar
que en estos años de camino recorrido:

- Reconocemos los pasos que se han dado en los últimos años en materia de derechos
humanos, en la profundización de los juicios por delitos de “lesa humanidad” y que
deseamos vivamente que se aceleren los procesos judiciales para que muchos hermanos
y hermanas nuestros puedan lograr justicia y verdad.
- Honramos en este camino, el trabajo ejemplar por la Memoria, la Verdad y la Justicia
realizado por las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo. Sus años, y sus arrugas merecen
ver el fruto de tanto esfuerzo y compromiso en la búsqueda incansable por la identidad
de los/as nietos/as recuperados/as y los/as nietos/as que aún faltan restituir a sus verdaderas
familias. Solo con verdad y con justicia se logrará, en parte, la reparación de tanto horror
y dolor.
- Invitamos, apelando como ético deber de conciencia a aquellos civiles y militares que
tengan datos sobre desapariciones, muertes de hermanos y hermanas nuestros, así robo
y despojo de sus bienes, a romper todo “pacto de silencio” que los hace cómplices del
genocidio. Que esta develación nos ayude a esclarecer como sociedad lo que aún nos
debemos como clamor de justicia. Solo la verdad abre paso a la justicia. Solo con
 justicia será posible la paz.
- Renovamos nuestro compromiso en el acompañamiento de las víctimas del Terrorismo
de Estado que asoló a nuestra patria y a las naciones hermanas de América Latina con la
 Doctrina de la Seguridad Nacional. Hoy como en los años de la dictadura, nuestro lugar
está con las víctimas.

Por lo expuesto
- Queremos continuar nuestro camino en defensa, promoción y protección de los Derechos
Humanos como uno de los cauces de nuestra Diócesis de Quilmes, desde el espacio eclesial
propio y junto a los hermanos y hermanas del Movimiento Ecuménico por los Derechos
Humanos, hermanos y hermanas otros credos religiosos y todos los hombres y mujeres
de buena voluntad cuya prioridad sea la defensa de la vida humana en sus múltiples
manifestaciones.
- Entendemos nuestro compromiso evangélico como un compromiso actual con los/as
“desaparecidos/as” del sistema, los “silenciados/as” o “invisibilizados/as”, a los pobres,
como predilectos de Jesús:
Los desocupados, los sin techo, los niños/as y jóvenes en riesgo, los enfermos sin acceso
efectivo a la salud, los internados en neuropsiquiátricos, las personas privadas de su libertad
que viven en condiciones paupérrimas, los indocumentados, los extranjeros explotados en
espacios de trabajo clandestino, las mujeres (niñas, jóvenes y adultas) atrapadas en las redes
de trata de personas, los ancianos abandonados a su suerte y maltratados, … Todo aquel
hermano que esté excluido de la mesa de la vida, será nuestra principal preocupación.
Compartimos la lucha en los espacios donde el pueblo se junta y se organiza para lograr el
bien común: la lucha de nuestros pueblo originarios tan ignorados y ninguneados a través de
los siglos, la lucha por la defensa del medio ambiente sano, por la preservación de nuestros
recursos naturales, la lucha de grupos de mujeres por el ejercicio efectivo de sus derechos
y en contra de la violencia de género, la lucha de madres y familiares de jóvenes que sufren
 la esclavitud de las adicciones, lucha de organizaciones barriales en contra de la corrupción
en diferentes niveles del Estado.

“El primer defensor de los DDHH es Dios mismo, que creo al hombre y a la mujer, 
los colocó en el paraíso y los hizo colaboradores suyos…La dignidad del hombre se 
elevó infinitamente con la encarnación del Hijo de Dios. En ese gesto inmenso del 
amor de Dios a la humanidad estriba también la infinita dignidad que adquiere el 
ser humano,… tanto que Jesús, en el juicio final, dirá: “todo lo que hicieron al más
pequeño de mis hermanos lo hicieron conmigo”. La iglesia tratando de ser fiel a esta 
Palabra de Dios, ha acompañado el aprendizaje de la humanidad acerca de qué 
significa reconocer esta dignidad de la persona humana… Hoy los desafíos siguen 
 siendo importantes… Los DDHH forman parte de la Verdad , de lo que no se puede 
negar, de lo que no se puede ignorar, de lo que no se puede dejar de cuidar, porque 
son parte de la Palabra de Dios, son contenidos evangélicos” (palabras del Padre 
Obispo Jorge Novak, en ocasión del 30° aniversario de la Declaración Universal 
de los DD HH).

Queremos “seguir andando nomás”…

Vicaría de Solidaridad de la Diócesis de Quilmes

Publicar un comentario