03 noviembre 2011

A 4 años de la beatificación de Ceferino

El próximo 11 de noviembre se cumplen 4 años de la beatificación de Ceferino. En julio del año 2007 los obispos patagonicos nos enviaban una hermosa carta que compartiré con ustedes unas lineas todos los días.

LOS OBISPOS DE LA REGIÓN PATAGONIA-COMAHUE
a todos los hombres y mujeres de nuestra Patria Argentina

... Con inmenso júbilo hemos recibido el anuncio que el Papa Benedicto XVI aprobó el dictamen de la Congregación de la Causa de los Santos declarando la aceptación del milagro obtenido por la intercesión del Venerable CEFERINO NAMUNCURÁ, dejando así abierto el camino para su Beatificación. La solemne celebración de la Beatificación se llevará a cabo en la localidad de Chimpay (Río Negro – Patagonia Argentina), cuna de Ceferino, el próximo domingo 11 de noviembre, a las 11,00 horas, en la Misa presidida por el Legado del Papa Benedicto XVI, acompañado por numerosos Obispos, Sacerdotes, Religiosos, Religiosas y por todos los que desean sumarse para festejar, desde la fe, este trascendente acontecimiento para todo el pueblo de nuestra Patria.

1- Motivo de esta Carta
Con ocasión del Centenario de la muerte de Ceferino (11 de mayo del 2005) escribimos una Carta a los habitantes de la Región Patagoni-Comahue, cuyos principales conceptos queremos ahora volver a compartir, en el deseo que este acontecimiento renueve nuestro compromiso por seguir el camino de santidad que recorrió Ceferino y nos ayude a conocer más el paso de Dios por nuestra historia.
Creemos, con mucha humildad, que nos sentimos particularmente queridos por nuestro Padre Dios. En esta tierra patagónica, pobre de población y de estructuras, en una tierra que, en el decir popular, muchas veces fue llamada maldita, Dios quiso suscitar frutos de santidad. En estos pocos años de evangelización, la Iglesia ha declarado beatos a Laura Vicuña; adolescente que vivió y murió en Junín de los Andes hace poco más de cien años, a Artémides Zatti, salesiano enfermero que vivió y murió en Viedma; y ahora a Ceferino Namuncurá.
Es nuestro más ferviente deseo que esta beatificación renueve en nuestra Patria la adhesión al don de la fe cristiana, tomando en serio el Evangelio, como lo hizo Ceferino. Que, particularmente los cristianos, renovemos el compromiso por una santidad que asuma con realismo la causa de la unidad entre los argentinos, prestando atención especialmente a todos y cada uno de los pobres y excluidos, que deben ser los primeros en formar parte de la Argentina que queremos.
Publicar un comentario