23 septiembre 2011

Bicentenario del nacimiento de Don Bosco

Roma, 31 de enero de 2011
Solemnidad de San Juan Bosco

Objeto: Preparación al Bicentenario del nacimiento de D.Bosco
Queridos Hermanos:

Nos estamos acercando al Bicentenario del nacimiento de Don Bosco, que se celebrará el 16 de Agosto de 2015. Es un gran acontecimiento para nosotros, para toda la Familia Salesiana y para todo el Movimiento salesiano, que requiere un intenso y profundo camino de preparación para que resulte fructuoso para todos nosotros, para la Iglesia, para los jóvenes, para la sociedad, para cada uno.
Primer año de preparación:

Conocimiento de la historia de Don Bosco 16 de agosto de 2011 – 15 de agosto de 2012

La primera etapa se centra en el conocimiento de la historia de Don Bosco y de su entorno, de su figura, de su experiencia de vida, de sus opciones. Hemos tenido estos años nuevas publicaciones sobre ello, que requieren una asimilación sistemática de los resultados adquiridos. Durante este primer año de preparación debemos proponernos un camino sistemático de estudio y asimilación de Don Bosco. Han desaparecido ya las generaciones de los que habían conocido a Don Bosco o que estuvieron en contacto con sus primeros testigos. Es necesario por eso beber en las fuentes y en los estudios sobre Don Bosco, para profundizar ante todo en su figura. El estudio de Don Bosco es la condición para poder comunicar su carisma y proponer su actualidad. Sin conocimiento no puede nacer amor, imitación e invocación; sólo el amor, además, impulsa al conocimiento. Se trata, pues, de un conocimiento que nace del amor y conduce al amor: un conocimiento afectivo.


Oración a Don Bosco

La preparación y la celebración del Bicentenario son también una ocasión para volver a tomar con los jóvenes, los laicos, la Familia Salesiana y el Movimiento salesiano la oración a Don Bosco. Propongo una reformulación actualizada de la oración “Padre y Maestro de la juventud”.



Padre y Maestro de la juventud,

San Juan Bosco,
que, dócil a los dones del Espíritu y abierto a las realidades de tu tiempo
fuiste para los jóvenes, sobre todo para los pequeños y los pobres,
signo del amor y de la predilección de Dios.
Se nuestro guía en el camino de amistad con el Señor Jesús,
de modo que descubramos en Él y en su Evangelio
el sentido de nuestra vida
y la fuente de la verdadera felicidad.
Ayúdanos a responder con generosidad
a la vocación que hemos recibido de Dios,
para ser en la vida cotidiana
constructores de comunión,
y colaborar con entusiasmo,
en comunión con toda la Iglesia,
en la edificación de la civilización del amor.
Obtennos la gracia de la perseverancia
al vivir una cota alta de vida cristiana,
según el espíritu de las bienaventuranzas;
y haz que, guiados por María Auxiliadora,
podamos encontrarnos un día contigo
en la gran familia del cielo. Amén


Que el Espíritu de Cristo nos anime a vivir nuestro camino de preparación al Bicentenario y que María Auxiliadora nos sostenga; de la intensidad y profundidad de preparación dependen en efecto los frutos espirituales, pastorales y vocacionales que esperamos del año bicentenario. Que Don Bosco sea, siempre, nuestro modelo y nuestro guía.
¡Feliz Fiesta de Don Bosco! Cordialmente en el Señor Don Pascual Chávez Villanueva
Rector Mayor
Publicar un comentario