16 junio 2011

MIRA A TU ALREDEDOR Y VERAS A CRISTO MUTILADO!!!


Esta obra cuenta de la historia de un joven clérigo, fascinado con la imagen de un Cristo sólo como obra artística. Un día compra en una tienda de antigüedades la imagen de un Cristo crucificado pero que est...aba mutilada y desea restaurar esa imagen, la imagen que inicialmente le cobraron un precio y lo termina comprando un poco más del 25% del precio inicial.y se estremece de haber regateado el precio y se siente como Judas y los sacerdotes regateando por el precio de Cristo. Antes de irse descubre que la imagen de Cristo había sido mutilada durante la guerra civil española.   A la imagen le faltaba una pierna, un brazo, él único pie que tenía estaba incompleto y tenía el rostro mutilado, entonces pretende restaurar la imagen, vuelve a regatear el precio pero al no conseguir nada se va con su Cristo pensando que tenía amigos restauradores que le cobrarían menos.   De regreso y siempre acompañado de un amigo, el clérigo comienza a reflexionar que así como su Cristo por las calles muchos caminaban con el Cristo roto en sus almas, incluso más roto que su Cristo.   En su habitación comienza a preguntarle a la imagen quién lo había mutilado de esa manera y escucha que el Cristo comienza a responderle a pedirle que se calle, a decirle que los hombres siempre están prestos a fijarse en el escándalo, en los errores de los otros, mientras él perdona y olvida; que porqué evocaba a los que lo mutilaron en el año 1936 y no recordaba a los que hieren, explotan y mutilan a los hombres de la post guerra, que mayor daño es mutilar una imagen viva donde Él vive que mutilar una imagen de madera; el joven sacerdote le ofrece restaurarlo y Cristo se lo prohibe.   No quiere ser restaurado para que cada vez que lo contemple así roto recuerde que muchos de los que con él convive, desconocidos y lejanos están rotos, aplastados, indigentes, oprimidos, enfermos, mutilados; que Él no quiere, besos, devociones, flores, luces sobre una imagen suya mientras se olvidan de los hermanos, que nunca debe faltar el amor al  prójimo, al Cristo sufriente de carne y hueso, que vive crucificado y roto.


Publicar un comentario