26 marzo 2011

Bergoglio llamó a “cuidar la vida en todo su curso”

Sin mencionar el aborto, el arzobispo habló de “civilización decadente”.



Con la preocupación por la posibilidad de que el Congreso trate en los próximos meses la despenalización del aborto como telón de fondo, la Iglesia celebró ayer en todo el país el Día del Niño por Nacer con una serie de misas oficiadas por los obispos de las diferentes diócesis y rezos del rosario. El hecho de que Benedicto XVI haya instituido como el “Año de Vida” a 2011 también potenció esta vez la celebración.


En Buenos Aires, el oficio fue presidido por el arzobispo porteño, cardenal Jorge Bergoglio, quien llamó a “cuidar la vida en todo su curso, desde su comienzo hasta que se apaga, en medio de esta civilización decadente”. La misa se realizó en la catedral, colmada de fieles, muchos de los cuáles participan anualmente del llamado “Rosario por la Vida”, que ayer se rezó al final dentro del templo.

En la homilía, Bergoglio –que no pronunció la palabra aborto, ni aludió a los proyectos para despenalizarlo– se preguntó “cómo recibimos la vida y cómo la acompañamos” en sus diversas etapas. Tras señalar “los peligros que atraviesa el niño”, advirtió sobre el desamparo de aquellos chicos “que parecen de nadie, mientras nos preocupamos y gastamos más en mascotas que en esos pequeños”.

Frente a la catedral, sobre la plaza, una treintena de jóvenes que portaban un cartel que decía “Por el derecho al aborto libre, legal y gratuito” se hacían oír con tambores y consignas críticas hacia la posición de la Iglesia. Un puñado de jóvenes católicos, en un momento, se cruzó para hacerlos callar y, cuando parecía que podían agredirse, la policia los separó.

El Día del Niño por Nacer fue instituido en 1998 por el ex presidente Carlos Menem, en coincidencia con el Día de la Anunciación, que evoca –según la tradición cristiana- cuando el ángel le anuncia a María que será la madre de Jesús y ella responde: “Hágase en mí según tu palabra”.
Publicar un comentario