08 octubre 2010

Te ofrezco

Hola señor mío.
Así quería empezar esta oración.
Siempre te estoy pidiendo perdón o te doy gracias por esto, por lo otro.
Pero muy pocas veces te ofrezco, me ofrezco.
Por esto señor mío.
Te ofrezco mis dudas, para que hagan firme mi amor por vos.
Te ofrezco mis aciertos, porque ellos me hacen libre.
Te ofrezco mis penas, para no olvidar las lagrimas que te cause.
Te ofrezco mis alegrías, para dar testimonio de tu amor.
Te ofrezco mis vergüenzas, para que no me esconda de tu verdad.
Te ofrezco mis orgullos, por abrazar y besar la cruz.
Te ofrezco mis derrotas, porque me hacen fuerte.
Te ofrezco mis triunfos, porque me hacen humilde ante El hermano.
Te ofrezco todo, aunque no me corresponda, porque es tuyo, siempre fui tuyo.
Pero con esta oración quiero que te quede claro, que fui, soy y seré un alma libre que LUCHA y VIVE POR TU AMOR.

Martín Albarracín
Publicar un comentario