16 agosto 2010

Mensaje a la sociedad del grupo de Curas en la Opción por los pobres

En el año del Bicentenario de nuestra patria, los curas en la Opción por los Pobres nos hemos reunido en nuestro 24º Encuentro anual. Como todos los años, hemos celebrado el reencuentro, la vida, y nuestra experiencia evangélica y gratificante de caminar junto a los pobres. Mirando nuestra realidad, hay cosas ante las que nos parece que no podemos callar:


* No le reconocemos ninguna autoridad al Sr. Biolcatti, ni a la Sociedad Rural y sus adjuntos para hablar de los pobres, cuando sabemos claramente que las políticas que han propuesto o impuesto sistemáticamente, han sido causa de más pobreza, y más opresión en nuestra Patria.

* Coincidimos plenamente con la importancia de otorgar a los jubilados un justo 82% móvil, aunque no les reconocemos a muchos de los que levantan ahora esta bandera, ninguna autoridad para hacerlo, cuando descontaron un 13% de los salarios, apoyaron el perverso sistema de las AFJP, o vetaron leyes que beneficiaban a los jubilados. Sí esperamos que se continúen realizando todos los esfuerzos posibles, y a su vez se exprese con justicia de dónde es posible obtener los fondos correspondientes para este acto necesario y digno.

* Nos resulta difícil entender que el mismo gobierno que levanta -¡y lo celebramos!- las figuras martiriales de Mugica y Angelelli en las conmemoraciones del Bicentenario, no ponga límites a la minería a cielo abierto de la Barrick Gold y otros megaemprendimientos semejantes, o no impida la fumigación de los campos de soja con los que el nivel de arsénico en el agua se está elevando en grados alarmantes. En este mismo contexto, no podemos menos que celebrar que el acceso al agua sea considerado en nuestros días, uno de los derechos humanos imprescindibles.

* Nos resulta preocupante y escandaloso que en el clima de la clara oposición a la Ley de Medios que deroga una ley de la Dictadura, de las firmes evidencias de la fraudulenta adquisición de Papel Prensa y la seria probabilidad que los hijos de la Sra. Ernestina de Noble hayan sido apropiados ilegalmente, un grupo de dirigentes políticos se reúnan con la máxima autoridad del Multimedios hegemónico en un peligroso mensaje para la sociedad, que ellos mismos dejaron trascender.

* No podemos dejar de manifestar nuestra disconformidad con el modo de actuar de sectores de la Iglesia ante la reforma del Código Civil, que se caracterizó más por el tono amenazante y apocalíptico que por el diálogo y el respeto que la misma Iglesia pregona.

Como curas, no podemos menos -a su vez- que reconocer en nuestra vida cotidiana notables signos de alegría y esperanza. Sea entre la vida de los pobres, como su fe y su religiosidad, que nos han acompañado en estos días, como en nuestra realidad cotidiana, entre los que no podemos menos que reconocer la Asignación Universal por Hijo, como un elemento fundamental de justicia y dignidad; el avance en los juicios contra los delitos de lesa humanidad, la investigación parlamentaria de la Deuda externa y la propuesta a las Abuelas de Plaza de Mayo como candidatas al premio Nobel de la paz, cuya candidatura apoyamos.

Como curas, sentimos la alegría una vez más de renovar nuestro deseo y compromiso de estar junto a los pobres y con ellos caminar junto a la Virgen en la fe, la esperanza y el amor.

Florencio Varela, 12 de agosto de 2010

Publicar un comentario