05 febrero 2010

Salgan detrás de las rejas

Extraño paisaje puede observarse en la mayoría de las ciudades de la Argentina. Las viviendas están rodeadas de altas rejas, cual fortalezas domésticas. El miedo empuja a la gente a ponerse a resguardo de los ladrones. Los vecinos se aíslan, cosa que nunca desearon seguramente e intuyen que atreverse a juntarse en la vereda a charlar y matear como antes puede costarles demasiado caro.

Otras rejas, otros muros, rodean el corazón del hombre el que también se reviste de una coraza inexpugnable. Muchos miedos; recelos; viejas broncas; nuevas heridas lleva a replegarse sobre sí mismo como el peludo ante un extraño.

En la primera Navidad de la historia al paso de José y María muchas puertas no se abrieron y la novedad del Nacimiento del Hijo de Dios se reveló a los hombres en un humilde portal. Si no nos decidimos a sacar la llave, levantar la tranca, derribar el muro de la desconfianza, la Navidad se irá tan raudamente como llegue y, lo peor, sin dejar ese reguero de luz y de paz que trae como propuesta.

Si nos dejamos atrapar por la esperanza y la construimos entre todos, no estará lejano el día donde se pueda tender una mesa larga a la que incluso se sienten muchos de los que ahora se abren paso a los tiros o a los palos para apropiarse de lo ajeno.

El Niño Dios, a modo de buen ladrón, seguramente querrá “robarnos” aquello que no nos deja vivir, ni dormir. Mejor sería entregárselo de buena voluntad, para que El transforme egoísmos, injusticias y miedos en materia para tiempos buenos; en noble madera con la cual construir esa mesa en la cual se pueda, como escribe Peteco Carabajal, “olvidar ingratitudes y soñar con el regreso”.

Hay un pasaje abierto y gratis que habilita al regreso. al encuentro con El Salvador y entre nosotros; al día pleno que ahuyenta los temores; a los corazones sin cerrojo; a las casitas sin rejas, con jardines de los cuales el que lo necesite pueda tomar esa flor que ande necesitando para perfumar su existencia.

07-12-2009 - por Tomás E. Penacino

A mi amiga Juliana, Muchas gracias

Para mas info visita
http://www.tomaspenacino.com.ar/
Publicar un comentario