11 noviembre 2009

Para reflexionar

"El Creador del universo es el Dios del amor y de la vida. Él quiere que el hombre tenga la vida y la tenga en abundancia" (cf. Jn 10,10)

"Un niño concebido en el seno de la madre, es un ser indefenso que espera ser acogido y ayudado." (Juan Pablo II - Cruzando el Umbral de la Esperanza - Edit. Plaza & Janes - 1994 - p.202)

"Los primeros meses de su presencia en el seno materno crean un vínculo particular, que ya tiene un valor educativo. La madre, ya durante el embarazo, forma no sólo el organismo del hijo, sino indirectamente toda su humanidad. /... / El padre debe colaborar responsablemente ofreciendo sus cuidados y su apoyo durante el embarazo e incluso, si es posible, en el momento del parto." (Juan Pablo II - "Carta a las Familias" - 1994 - nº 16)

"Un niño es la alegría no sólo de sus padres, sino también de la Iglesia y de toda la sociedad" (Juan Pablo II - "Carta a los Niños" - 1994)

"Te doy gracias mujer-madre, que te conviertes en el seno del ser humano con la alegría y los dolores de parto de una experiencia única, la cual te hace sonrisa de Dios para el niño que viene a la luz y te hace guía de sus primeros pasos, apoyo de su crecimiento, punto de referencia en el posterior camino de la vida" (Juan Pablo II - Carta a las Mujeres - 1995)

"¿Cuál fue la buena nueva que Dios vino a traernos? Que Dios es Amor. Que Dios nos ama. Que Dios nos ha hecho para cosas más grandes... para amar y ser amados. No somos solo un numero más en el mundo. Es por eso que resulta maravilloso reconocer la presencia del niño no nacido, del regalo de Dios, el mayor regalo que Él puede hacer a la familia, porque ese niño es el fruto del amor."

Amor: Un fruto siempre maduro
Madre Teresa de Calcuta

Publicar un comentario