13 octubre 2009

Evangelio segun San Lucas


Un fariseo invitó a Jesús a cenar a su casa. Jesús entró y se sentó a la mesa. El fariseo se extrañó de que no se lavara antes de comer. Pero el Señor le dijo: "¡Así son ustedes, los fariseos! Purifican por fuera la copa y el plato, y por dentro están llenos de voracidad y perfidia. ¡Insensatos! El que hizo lo de afuera, ¿no hizo también lo de adentro? Den más bien como limosna lo que tienen y todo será puro".
Palabra del Señor.

Comentario

No sería la primera vez que un fariseo acusa a Jesús de no cumplir con la ley y los preceptos. Sin embargo, el texto comienza diciendo que "un fariseo lo invitó a comer a su casa". Ambos buscaban el encuentro en la comida fraterna. Ni el fariseo excluyó a Jesús de su casa, ni Jesús despreció la invitación. Las diferencias, seguramente preexistentes, no impidieron a ambos buscar caminos de diálogo. Es un comienzo al cual nunca debemos dar la espalda.
Publicar un comentario