01 octubre 2009

El momento decisivo

Una sola decisión en este día
puede determinar el destino de toda tu vida.
Llegarás a un punto, en tu camino,
cuando tendrás que decidir.
A uno u otro lado.
Uno que te puede conducir a la realización
de la aspiración más preciada de tu vida.
Otro que te puede llevar a la misma desgracia.
En lo más alto de los Montes Alpinos Suizos,
se señala un sitio donde nacen tres ríos.
Si tú tomas un objeto cualquiera,
una pequeña rama, y lo lanzas en una dirección,
tomará el curso del Danubio, e irá a parar al Mar Negro.
Si lo lanzas en otra dirección,
podrá seguir la corriente del Rhin,
e ir desembocar en el Mar del Norte.
Y si aun lo lanzas en otra dirección,
seguirá el curso del Ródano, hasta llegar
a las azulinas aguas del Mediterráneo.
Una sola decisión que determina tres caminos
separados y tres puntos finales distintos.
De la misma forma sucede en la vida,
por eso es importante que en el momento decisivo
reflexionemos sobre el camino que hemos de seguir.
Porque "hay camino que al hombre le parece derecho;
pero su fin es camino de muerte".¨
¿Te has decidido ya? Si no, ¿cómo te has de decidir?
Un camino que nunca ha de fallarle al hombre
es el camino de Dios, hacer del Él nuestro guía.
Permitirle que Él tome nuestras vidas
en sus manos y nos conduzca por donde crea
es lo que más conviene a sus divinos propósitos.
Dios lo está haciendo todos los días con aquellos
que depositan su fe en su Hijo Jesucristo,
quien se proclamo a si mismo
"el Camino, la Verdad y la Vida"
Hoy es precisamente el momento decisivo.
Entrégale tu ser entero para que puedas decir:
"Ya mi corazón está en sus manos".
Y el tuyo ¿dónde está?, te preguntamos.
Porque si de las profundidades del corazón
emana todo lo que envilece y disminuye la vida,
también de esas profundidades nace
todo lo que la enaltece y dignifica.
Así, no menos, las grandes decisiones.
Fiel a tu Dios, en el instante en que hayas
de hacerlas, todo se iluminara para ti.
Lejos de Dios todo se te volverá oscuridad.
Gracias PAO
Publicar un comentario