20 abril 2009

La devoción a la divina misericordia

LA DEVOCIÓN A LA DIVINA MISERICORDIA

el Siervo de Dios Juan Pablo II expresó su deseo de que el segundo domingo de Pascua se llamaba "la Divina Misericordia el domingo" (Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, el Decreto Misericors y miserator, 5 de mayo de 2000).
El culto de la Divina Misericordia está vinculado a Sor Faustina Kowalska, la mística polaca proclamado santo durante el Año Santo de 2000, en la que Juan Pablo II fue un ferviente devoto, como lo demuestra su segunda encíclica, Dives in Misericordia escrita en 1980 y dedicada a la Divina Misericordia.
En el mencionado Decreto son todos los casos con el fin de beneficiarse de la indulgencia plenaria o parcial:
'[...] El Santo Padre por lo tanto, animado por un ardiente deseo de promover el pueblo cristiano en el más alto sentido de la devoción a la Divina Misericordia, a causa de los ricos frutos espirituales que podemos esperar que, en el día de audiencia 13 de junio de 2002, el abajo firmante dirigentes de la Penitenciaría Apostólica, es digna de los grandes indulgencias en los siguientes términos:
Se concede indulgencia plenaria a las condiciones habituales (confesión sacramental, comunión eucarística y oración según las intenciones del Sumo Pontífice) a los fieles que el segundo domingo de Pascua, o la "Divina Misericordia", en cualquier iglesia u oratorio, con l ' mente totalmente afecto a cualquier pecado, incluso veniales, participar en las prácticas de piedad realizados en honor de la Divina Misericordia, o, al menos, leer en la presencia del sacramento de la Eucaristía SS.mo, públicamente expuesto o conservado en el tabernáculo, el Padre Nuestro y el Credo, añadiendo una piadosa invocación al Señor Jesús misericordioso (por ejemplo, "Jesús misericordioso, confío en ti").
Permite a los fieles la indulgencia parcial que, por lo menos con un corazón contrito, a la elevación del Señor Jesús misericordioso una invocación legítimamente aprobado pastel.
Por otra parte, los marineros, que cumplir con su deber se extienden en el mar, los innumerables hermanos, que los desastres de la guerra, la política, las inclemencias de los lugares y en otros casos de este tipo, han dejado el suelo el patriotismo, los enfermos y los que les preste apoyo y todos aquellos que de una buena causa no puede salir de la casa o no desempeñar un beneficio diferido de la comunidad puede lograr en la indulgencia plenaria en la Divina Misericordia el domingo, si los hubiere aborrecimiento total del pecado, como es se ha dicho anteriormente, y con la intención de observar, tan pronto como sea posible, las tres condiciones habituales, recitar, en la cara de una devota imagen de Nuestro Señor Jesús Misericordioso, el Padre Nuestro y el Credo, añadiendo una piadosa invocación al Señor Jesús misericordioso (por ejemplo, "Jesús misericordioso, confío en ti").
Incluso si esto se podría hacer, en ese mismo día podrán obtener la indulgencia plenaria estará acompañado por las personas con la intención de recordar a aquellos que en la práctica una forma ordinaria los trabajos necesarios para la indulgencia y ofrecen a Dios una oración, y Misericordioso todos los sufrimientos de su enfermedad y las molestias de su vida, teniendo también la intención de cumplir lo antes posible las tres condiciones necesarias para la compra de indulgencia plenaria.
Los sacerdotes, hacer que el ministerio pastoral, en especial los párrocos, deben informar a la forma más conveniente a sus fieles que la Iglesia saludable disposición, proporcionar una con un espíritu generoso y dispuesto a escuchar sus confesiones, y el domingo de la Divina Misericordia, después de la celebración de la Santa Misa o Vísperas, o durante un ejercicio piadoso en honor de la Divina Misericordia, guía, con la dignidad propia del rito, el rezo de las oraciones mencionadas anteriormente, por último, como "Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia" (Mt 5, 7), nell'impartire catequesis soavemente instar a los fieles a la práctica con cualquier frecuencia obras de caridad o misericordia, siguiendo el ejemplo y el mandato de Jesucristo, como se indica en el segundo general de concesión de la «Ench Indulgentiarum "(Manual de indulgencias). »
Este decreto tiene vigor perpetuo. No obstante cualquier disposición en contrario.
En Roma, en la sede de la Penitenciaría Apostólica, el 29 de junio de 2002, la Solemnidad de los Santos Pedro y Pablo en 2002.
Luigi De Magistris Arzobispo tit. Nova Pro-Penitenciario Mayor
Gianfranco Girotti, O.F.M. Conv. Regent

----------------------------------------------

El 22 de febrero de 1931, santa Faustina recibió la primera revelación de la Misericordia de Dios, ella lo anota así en su diario: "En la noche cuando estaba en mi celda, vi al Señor Jesús vestido de blanco. Una mano estaba levantada en ademán de bendecir y, con la otra mano, se tocaba el vestido, que aparecía un poco abierto en el pecho, brillaban dos rayos largos: uno era rojo y, el otro blanco. Yo me quedé en silencio contemplando al Señor. Mi alma estaba llena de miedo pero también rebosante de felicidad. Después de un rato, Jesús me dijo:

Pinta una imagen Mía, según la visión que ves, con la Inscripción : "¡Jesús, yo
confío en Ti!." Yo deseo que esta Imagen sea venerada, primero en tu capilla y
después en el mundo entero. Yo prometo que el alma que honrare esta imagen, no
perecerá. También le prometo victoria sobre sus enemigos aquí en la tierra, pero
especialmente a la hora de su muerte. Yo el Señor la defenderé como a Mi propia
Gloria.

Cuando contó esto en confesión, el padre le dijo que seguramente Jesús deseaba pintar esta imagen en su corazón pero ella sentía que Jesús le decía "Mi Imagen ya está en tu corazón. Yo deseo que se establezca una fiesta de la Misericordia y que esta imagen sea venerada por todo el mundo. Esta fiesta será el primer domingo después de Pascua. Deseo que los sacerdotes proclamen esta gran misericordia Mía a los pecadores."

Por orden de su confesor Santa Faustina le preguntó al Señor el significado de los rayos que aparecen en la imagen emanando del corazón y el Señor le respondió:

"Los dos rayos significan Sangre y Agua- el rayo pálido representa el Agua que
justifica a las almas; el rayo rojo simboliza la Sangre, que es la vida de las
almas-. Ambos rayos brotaron de las entrañas mas profundas de Mi misericordia
cuando mi corazón agonizado fué abierto por una lanza en la Cruz...
Bienaventurado aquel que se refugie en ellos, porque la justa mano de Dios no le
seguirá hasta allí".

El Señor manifiesta su Corazón, y el agua y la sangre que de el brotaron como manantial de reconciliación para todos los hombres.

Esta revelación es una continuación de la misericordia divina que Jesús nos ofrece en la cruz y que se reveló también a Santa Margarita María.

Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, ten piedad de nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros.
Jesucristo, óyenos: Jesucristo escúchanos.
Dios Padre Celestial, ten piedad de nosotros.
Dios Hijo, Redentor del mundo, ten piedad de nosotros.
Dios Espíritu Santo, ten piedad de nosotros.
Santísima Trinidad, que sois Un solo y verdadero Dios, ten piedad
De nosotros.

* EN TÎ CONFÎO

1.- Jesús, Rey de Misericordia, que has redimido el mundo.*
2.- Jesús, Rey de Misericordia, por quien todas las cosas fueroncreadas.*
3.- Jesús, Rey de Misericordia, que nos has santificado.*
4.-Jesús, Rey de Misericordia, que nos revelasteis el misterio de La Santísima Trinidad.*
5.- Jesús, Rey de Misericordia, que nos manifestasteis la Omnipotencia de Dios.*
6.- Jesús, Rey de Misericordia, que te manifiestas en la creación de los espíritus celestiales.*
7.- Jesús, Rey de Misericordia, que nos formasteis de la nada.*
8.- Jesús, Rey de Misericordia, que abrazas todo el universo.*
9.- Jesús, Rey de Misericordia, que nos das la vida eterna.*
10.-. Jesús, Rey de Misericordia, que nos proteges del castigo merecido.*
11.- Jesús, Rey de Misericordia, que nos libras de la miseria del pecado.*
12.- Jesús, Rey de Misericordia, que nos concedes la justificación en el verbo encarnado.*
13.- Jesús, Rey de Misericordia, que nos concedes misericordia por Tus Santas llagas.*
14.- Jesús, Rey de Misericordia, que brota de Tu Santísimo Corazón.*
15.- Jesús, Rey de Misericordia, que nos distes a la Santísima Virgen como Madre de Misericordia.*
16.- Jesús, Rey de Misericordia, por la cual has sufrido Tu encarnación, Pasión y Muerte.*
17.- Jesús, Rey de Misericordia, por medio de la cual ayudas a todos, en todas partes y siempre.*
18.- Jesús, Rey de Misericordia, por la cual nos has prevenido con Tus Gracias.*
19.- Jesús, Rey de Misericordia, la que nos has manifestado revelándonos los Misterios Divinos.*
20.- Jesús, Rey de Misericordia, la que manifestastes instituyendo Tu Santa Iglesia.*
21.- Jesús, Rey de Misericordia, que habiendo instituido los Santos Sacramentos, nos abristesLos torrentes de Tus Gracias.*
22.- Jesús, Rey de Misericordia, por la que nos has obsequiado con los Santos Sacramentos del Bautismo y de la Penitencia.*
23.- Jesús, Rey de Misericordia, por la que nos has obsequiado con la Santísima Eucaristía y el Sacerdocio*
24.- Jesús, Rey de Misericordia, que nos has llamado a Nuestra Santa Fe.*
25.- Jesús, Rey de Misericordia, que la manifiestas por la conversión de los pecadores.*
26. Jesús, Rey de Misericordia, que la manifiestas iluminando a los fieles.*
27.- Jesús, Rey de Misericordia, que la revelas por la santificación de los justos.*
28.- Jesús, Rey de Misericordia, que llevas a los santos a la cumbre de la santidad.*
29.- Jesús, Rey de Misericordia, la que brota de Tus Santas llagas.*
30.- Jesús, Rey de Misericordia, la que brota de Tu Santísimo Corazón.*
31.- Jesús, Rey de Misericordia, que eres consuelo de los enfermos y afligidos.*
32.- Jesús, Rey de Misericordia, que eres el único consuelo de los corazones afligidos.*
33.- Jesús, Rey de Misericordia, que das esperanzas a las almas que se hallan en desesperación.*
34.- Jesús, Rey de Misericordia, que acompañas a todos los hombres siempre y en todas partes.*
35.- Jesús, Rey de Misericordia, que nos colmas con el torrente de Tus Gracias.*
36.- Jesús, Rey de Misericordia, que eres el refugio de los moribundos.*
37.- Jesús, Rey de Misericordia, que eres el consuelo de las almas del purgatorio.*
38.- Jesús, Rey de Misericordia, que eres la Corona de todos los Santos.*
39.- Jesús, Rey de Misericordia, que eres el gozo celestial de los que se salvan.*
40.- Jesús, Rey de Misericordia, que eres la fuente inagotable de los milagros.*
41.- Jesús, Rey de Misericordia, que eres la salvación del mundo entero.*
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo. Perdónanos Señor.
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo. Escúchanos Señor.
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, Ten piedad de nosotros.
Las Misericordias de Dios, son más grandes que todas sus obras.
Por eso cantaré las Misericordias de Dios para siempre.

Publicar un comentario